El mundo es el resultado de mis cualidades

laitman_42El mundo es el resultado de mis cualidades interiores, nuestros sentidos. Nuestros cinco sentidos, la vista, el oído, el gusto, el olfato y el tacto tienen un estrecho y limitado campo de percepción. Sin embargo, tenemos la habilidad de expandir nuestros sentidos para que perciban sin limitaciones. La forma de hacerlo es salir del deseo de recibir y consumir, y en lugar de eso aprender a percibir el mundo en la forma que existe fuera de nosotros en lugar de percibirlo a través de nuestro cinco sentidos, Entonces percibiremos el Infinito, la realidad absoluta, sin fronteras.

Por supuesto la pregunta es: ¿Cómo salimos de nosotros mismos? Podemos entender lo que significa expandir el campo de nuestros sentidos, ¿pero cómo salir de nosotros mismos? Si lo único que existe en la naturaleza es el deseo de recibir placer, entonces parecería imposible de salir de él.

Los cabalistas dicen que esa posibilidad existe. Puede lograrse sintiendo lo que siente nuestro prójimo. Al igual que revelamos el mundo a través de nosotros mismos, podemos conectarnos con un amigo que tiene las mismas metas espirituales y percibir el mundo a través de él y entonces a través de otra persona, y otra, y así sucesivamente. Una vez que revelemos la realidad espiritual entera a través de otras personas, descubriremos que está fuera de nosotros.

Por eso es que la condición para percibir la espiritualidad es “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. En nuestro mundo esto suena como un antiguo y desgastado dicho. Pero los cabalistas tienen algo muy diferente en mente cuando pronuncian esta frase. Amar al prójimo significa sentir lo que le pasa. Significa conectar con su alma, sus sentidos y su percepción a los de uno mismo. O, en otras palabras, es cuando uno sale de uno mismo y empieza a revelar lo que está fuera de uno, lo que sea que esté en él.

Por lo tanto, al empezar a examinar lo que está fuera de ti, también revelas la Fuerza Superior, el Creador. Eso se llama, “Del amor por la creación al amor por el Creador”. Esta frase puede sonar religiosa, pero en realidad habla de nuestro desarrollo sensorial.

La sabiduría de la Cabalá nos enseña cómo sentir a nuestro prójimo y construir una vasija común de percepción (Kli) llamada Shejina. Este es un sentido tan enorme que podemos percibir al Creador en él.

Esto es de lo que trata el método de la Cabalá: aprender a percibir y recibir todo lo que está fuera de ti sin ningún límite.

(Extraído de la lección sobre El Libro del Zóhar, correspondiente al 19 de diciembre 2009).

Material relacionado:

El bien y el mal son estados espirituales
La Cabala es una ciencia sobre el alma
Cuando se enciende la luz en la sala del cine

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta