El mundo espiritual es el mundo de los deseos

laitman_2009-08_2611[1]Los cabalistas nos explican que el deseo es la única creación que el Creador creó, y se compone de los 613 (Tariag) diferentes deseos en sus diferentes manifestaciones. Nosotros vivimos dentro de estos deseos. Somos todos estos deseos.

La Luz del Creador ilumina estos deseos. Concretamente, Él separa este único deseo común  en una multitud de deseos particulares, porque bajo la influencia de la Luz,  el deseo se divide y se hace más complejo. Es por eso que se divide en diferentes partes, incluso partes que son opuestas entre sí.

Entre estos deseos hay deseos contrarios y opuestos a la Luz y otros apoyan y son semejantes a Ella. Dentro de nosotros tenemos deseos malos, que nos separan y alejan de la Luz. Estos se denominan “la inclinación al mal” (Yetzer Ra), “las fuerzas malas” (Kojót HaTuma), y el lado opuesto (Sitra Ajra). Los buenos deseos dentro de nosotros, llamados Yetzér Tov, nos acercan a la meta y nos ayudan a alcanzarla. Estos se denominan las “fuerzas de la santidad” (Kojot HaKedusha).

En nosotros hay también deseos que están en diferentes niveles de desarrollo: inanimado, vegetativo, animal y humano. Además, hay deseos denominados “ángeles”,  “demonios”, y  “espíritus”, etc. Existe una multitud de diversos tipos de deseos, pero todos se encuentran dentro de nosotros: ellos nos constituyen.

Pero nos relacionamos con nuestros deseos y cualidades de diferentes maneras. A algunos de ellos los tratamos como si fueran muy cercanos a nosotros y a otros como si estuvieran más alejados o fueran opuestos a nosotros, e incluso como perjudiciales o benéficos. Los tratamos de una forma u otra, dependiendo de nuestra meta, de nuestra forma de trabajar con ellos y otras consideraciones.

Sin embargo, sin importar lo que digamos, pensemos o nombremos siempre nos referimos a nuestros deseos. Las personas que vemos a nuestro alrededor también son expresiones de nuestros deseos: un deseo que ha tomado “nuestra” forma bajo la influencia de la Luz.

Algunos deseos son grandes y relativamente constantes, y si cambian lo hacen lentamente. Estos deseos están en el nivel inanimado de desarrollo. Otros deseos son más flexibles y se encuentran en los niveles vegetativo y animado. Cambian con mayor rapidez o más lentamente según sea su tipo y fuerza. Todos estos deseos dependen de un nivel más elevado de deseos, el nivel humano, también llamado “el alma”. Los deseos “animados”, que son más pequeños que este nivel, se llaman “espíritus” y “ángeles”.

Además, las “cámaras” son diferentes tipos de espacios o cavidades; son deseos del nivel animado que tienen sus propias características. Algunos deseos operan dentro de estas cámaras y son más activos y flexibles y son los “espíritus” que están en el nivel vegetativo. Los deseos que son todavía más activos operan dentro de los espíritus; estos son los “ángeles”, el nivel animado. Finalmente, en un nivel más profundo hay almas que se ayudan entre ellas.

De esta forma, El Zóhar nos revela el mundo entero. Pero todo este mundo se encuentra dentro de mi y de mis deseos, Es como si estuviera viajando entre ellos, como un personaje de caricatura paseando dentro de mi propio cuerpo, penetrando en diversos órganos y los espacios entre ellos y observando cómo funciona todo este organismo.

El Zóhar describe algo muy parecido. Nos dice cómo somos en el mundo espiritual y que todo el mundo espiritual es nuestro deseo, que aparece ante nosotros como si estuviera dentro o fuera, en toda clase de estados diferentes. Y todo esto es con la intención de que trabajemos con ello.

(Extracto de la lección sobre, El Libro del Zohar correspondiente al 22 de diciembre 2009).

Material Relacionado:

La cábala es una ciencia sobre el alma

El método mas natural de estudio

Un comentario

  1. Gracias Rab por sus tan valiosas ensenanzas el eterno les bendiga

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: