La guerra de los macabeos dentro de nosotros

laitman_2008-11-24_2037_w[1]La guerra de los Macabeos y la festividad de Januka no fueron un acontecimiento casual en la historia.  Es una descripción de cómo el hombre construye su alma y enciende la Luz dentro de ella, que simboliza esta jarra sagrada con aceite que encontramos dentro de nosotros mismos, en medio del rompimiento. Dentro de nosotros hay una parte que podremos encender, si tan sólo la encontramos.

Y cuando se encienda, lograremos la corrección de nuestro egoísmo en cierta medida. Recibiremos la posibilidad de preparar el aceite sagrado, es decir, corregir a Maljut nosotros mismos.

El aceite sagrado es el deseo de otorgar y amar sin ninguna recompensa para mí mismo.

El aceite es el deseo. El aceite normal son los  deseos egoístas. El aceite sagrado son los deseos con la intención de otorgar. La chispa que recibimos para el inicio de nuestro  trabajo interno es como pequeña vela que cada uno debe encontrar en sí mismo. Y  cuando podamos encender esta chispa, comenzaremos a corregir nuestro principal deseo egoísta y empezaremos a  preparar el aceite para la lámpara.

Januka viene de la palabra JanuKo, que significa “se detuvieron aquí”. Se trata de una breve pausa en medio del camino, entre los estados internos, que se denominan Yom Kipur y Rosh HaShaná, en el principio del camino, y Purim, la corrección final

Durante Januká corregimos sólo los Kelím de otorgamiento, al encender la vela por encima del deseo de recibir el placer. Cuando llegamos a la festividad de Purim,  entonces usamos el deseo mismo. Por eso, el símbolo de la festividad de Purim ya no es la vela, que arde por encima del aceite, (el deseo), sino el vino, la Luz, que llena el deseo.

Para encender la vela hay que unir Maljut y Bina, los deseos de recibir y los deseos de otorgar, para encenderla en Bina. Esto  significa la festividad de Januka, cuando elevamos Maljut a Bina, y Maljut se convierte en una parte de Bina, añadiéndole la fuerza de su deseo.

Entonces, la Luz se encienda en Bina, en la mecha que sube del aceite. La mecha es Zeir Anpin, que se denomina la línea media. Une el aceite, Maljut, con la Luz, Bina.

Todo ocurre por encima de nuestro deseo. Esto es la corrección mediante la cual alcanzamos el atributo del otorgamiento, que recibimos por encima de las cualidades egoístas que se llaman Tshuvá mi Ira, que significa otorgamiento para el otorgamiento.

(Extracto de la lección sobre, La carta de Rabash correspondiente al 13 de diciembre 2009.)

Material Relacionado:

Januká

¡Feliz Januka! 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: