La igualdad se basa en el conocimiento de la naturaleza interna de cada persona

Laitman_2009-09-25_detsky-urok_wEs imposible lograr una distribución igual y justa sin antes conocer la naturaleza interior de cada persona. No se puede realizar de otra forma, como se hace a través de distintos sistemas de apoyo social y “muletas”.

Los sistemas sociales pueden ser efectivos durante algún tiempo, pero a la larga todo el sistema se colapsa, en cuanto la sociedad se vuelve más interconectada. Hemos perdido la capacidad de regularlos, puesto que necesitamos establecer la igualdad y la justicia a escala global. Aquí, los deseo de misericordia, justicia y paz pueden reemplazarse con la verdad y es entonces cuando surge la crisis.

La crisis en la economía es el resultado de que la gente quiere recibir sin límite. Crearon burbujas financieras más allá de los límites racionales, descuidaron la fórmula del equilibrio de dar y recibir en una proporción razonable y se olvidaron que es necesario dar y hacer algo por los demás.

Ahora se revela hasta qué punto la situación se ha salido de control y cuán incapaces somos de equilibrar la sociedad. Es la manera en que la Naturaleza nos empuja a la revelación de la verdad y aprehensión de las almas.

Un alma es la parte interna de una persona, la base de la vida. Si pudiéramos alcanzar al alma de otra persona, percibiríamos las propiedades de esa persona y entonces naturalmente nos relacionaríamos con ella, sabiendo de lo que es capaz y lo que le podemos pedir.

Estamos llegando ahora al gran principio de la Torá: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, que es un medio para conectarnos. Podemos así entendernos y percibirnos y por consiguiente compartir justamente. La humanidad no resolverá el problema de su supervivencia sin aprender y actuar bajo este principio.

Material relacionado:

Toda la humanidad es el cuerpo de tu alma

Los deseos de los otros conforman el recipiente de mi alma

Baal HaSulam, artículo: “La garantía mutua (Arvut)”

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta