Las Letras son deseos

sidur_rashash_100_wp[1]Prefacio al Libro del Zóhar, Punto 9.  Hemos dicho en la segunda limitación que el Zóhar no habla del mundo de Atzilut puesto que este es estimado como el blanco en el libro, sino más bien de acuerdo a su luminiscencia en los tres mundos BYA. Esto es así porque son comparables a la tinta, las letras y sus combinaciones en el libro en el fondo del mundo de Atzilut.

Todo sucede dentro del deseo de disfrutar. Todas las letras son vasijas y percepción (Kelim); son diversas formas del deseo de disfrutar, que toma bajo la influencia de la Luz.

Al influir la Luz el deseo, lo hace pasar a través de todas las etapas de desarrollo: Shoresh (0), Alef (1), Bet (2), Gimel (3), y Dalet (4). El resultado es Maljut que se llama Kli, la vasija de percepción

Una manera distinta de expresarlo sería que hay Keter: Rosh (cabeza), y desde allí “Taamim” (sabores), “Nekudot” (los puntos debajo de las letras, que representan las vocales), “Tagin” (las coronas por encima de las letras), y “Otiyot” (letras) que se expanden hacia abajo. Las letras son los últimos Reshimot (recuerdos) de los “Nekudot” (la desaparición de la Luz).

En cual El Zóhar quier caso, sólo hablamos sobre el deseo, es lo único de lo que habla El Libro del Zóhar. Tenemos que armonizarnos justamente con esta clase de percepción: que solamente estamos hablando sobre el deseo y todo lo que sucede dentro de él.

El Zóhar no discute cómo es que la Luz planea sus acciones, cómo desciende hasta nosotros, nos controla y trabaja tras bambalinas. Eso no es nuestro asunto, porque no podemos comprender la forma abstracta y la esencia. Estamos en un espacio llamado “el deseo de disfrutar”. Allí es donde vivimos. Es lo que somos.

Eso debería ayudarnos a comprender el enfoque correcto para toda la ciencia de la Cabalá, incluyendo El Libro del Zóhar. La Cabalá nunca habla de nada excepto del alma.

Lo único que se discute en la Cabalá es cómo los cabalistas revelan el deseo de disfrutar, que fue creado por el Creador y que se llama el alma, así como lo que sucede en este deseo. Todo nuestro estudio lo hacemos expresamente con este propósito: para revelar al Creador dentro del ser creado, dentro del alma

Sin embargo, la persona que estudia la Torá o la Cabalá, para cualquier otro propósito que no sea revelar el atributo de otorgamiento dentro del deseo de disfrutar, no está realmente estudiando la Torá; lo que es más, lo convierte en una “poción de muerte” y se aparta más de la verdad.

Material Relacionado:

Primero fue la palabra

El lenguaje es la unión de la luz y el deseo

El hebreo es el lenguaje de la luz

Un comentario

  1. MAESTRO ESTUDIO MUCHA TORAH, TENGO ANSIAS DE ELLA, DISPONGO TODAS LAS NOCHECITAS UNAS CUANTAS HORAS. ESTOY NOTANDO COMO AYUDA EN MI EL ESTUDIO DE CÁBALA, ESTOY FELIZ Y YA TENGO TRES PERSONAS QUE ESTÁN CONMIGO. GRACIAS

    BS AS ARGENTINA 21-07-2015

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta