Recordando lo que hace mucho tiempo fue olvidado

laitman_2008-11-03_0727_w[1]La percepción de la realidad que la Cabalá nos explica nos parece muy extraña y extraordinaria. Sin embargo, un bebé recién nacido también piensa que el mundo que descubre a su alrededor es extraordinario. No está acostumbrado a nada de lo que sucede y empieza a estudiarlo desde el primer instante. Somos exactamente igual en lo que respecta el mundo espiritual.

Además tenemos Reshimot (genes informativos), definiciones interiores del mundo espiritual y por lo tanto, es como si regresáramos a un lugar en donde hemos estado anteriormente, del lugar de donde procedemos.

Cuando nacemos, entramos a un mundo distinto a cada vez, porque el mundo se desarrolla; realiza progresos tecnológicos y la vida alrededor cambia. Sin embargo, cuando entramos en el mundo espiritual, nos encontramos en un mundo en el que anteriormente hemos estado, por lo tanto, tenemos recuerdos, información, sensaciones e impresiones sobre él. Sencillamente tenemos que despertarlos.

A través de sus historias y explicaciones, El Zóhar, tira de nosotros hacia arriba, llevándonos a las sensaciones del mundo espiritual. Aunque no estemos allí todavía, al leer El Zóhar empezamos a despertar nuestras memorias internas sobre el camino que recorrimos de arriba hacia abajo, cando pasamos por estas etapas antes.

Ahora regresamos ahí desde nuestro mundo. Ascendemos de regreso al lugar de donde procedemos.

(Extracto de la lección sobre El Libro del Zóhar, correspondiente al 5 de diciembre 2009)

Material Relacionado:

Cambia tu intención cambiaras la realidad

Aprendiendo a enfocar el mundo espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta