¿Quién se lleva el premio al masoquista más grande?

WhyIstheFinancialCrisisBringingMorePeopletoReligionAntes de empezar a leer el libro del Zóhar, debemos afinarnos a su correcta comprensión. Éste es  un libro hermético, secreto y cifrado que requiere de un código específico para poder ser comprendido.

¿Cómo podemos descifrar este código y abrir este libro como si fuese una caja fuerte? La llave al Libro del Zóhar es la percepción correcta de la realidad, como está escrito, “El hombre es un pequeño mundo.” Este es su secreto.

Todo existe en mi interior, incluyendo el mundo que percibo y todo lo que siento. Cada persona que veo a mi lado es percibida dentro de mi cerebro. Solamente parece que todo lo que veo, escucho, huelo y toco está fuera de mí porque mis sentidos me lo representan de esta manera, haciéndome sentir que estoy tratando con algo fuera de mí.

La ciencia de la Cabalá nos dice que únicamente existe el deseo y nada más. Este deseo consiste de cinco partes: visión, audición, olfato, gusto y sensación. Yo percibo impresiones dentro de mi deseo en una manera que parece como si existiese un mundo externo que existe fuera de mí. Es una sensación de que algún objeto no está dentro de mí, sino afuera.

Está representado de esta manera dentro de mi deseo porque mi deseo está dividido en dos partes: yo y el mundo externo. Indicado en términos cabalistas, el deseo consiste de cinco partes denominadas: 1. Raíz 2. Espíritu 3. Cuerpo 4. Vestido (revestimiento) 5. Palacio (espacio externo).

image002[1]

Raíz, espíritu y cuerpo son las sensaciones de “mi ser,” mientras que vestido y palacio son fenómenos que parecen externos a mi. Sin embargo, solamente parecen estar sucediendo fuera de mí porque estoy diseñado para percibir parte de mis sensaciones internas como separadas de mí, como si fuesen foráneas o externas.

Este deseo está tan separado de mí que ni siquiera siento que lo que sea que sucede ahí está relacionado conmigo. Alguien más está en agonía, pero yo no siento nada. Alguien más fallece, pero yo no siento nada. Además, está tan separado y lejos de mí que disfruto cuando sufre. ¡Así es cuan ciegos somos!

Adicionalmente, hay casos anormales en nuestro mundo donde las personas disfrutan auto infringiéndose dolor. De hecho, ¡El resto de nosotros somos los masoquistas más grandes de todos! Pero, debido a que todos los demás sienten lo mismo, lastimar “a otros” (que en realidad son parte de uno mismo) es la norma.

 Material Relacionado:

El mundo espiritual es muy sencillo

Revelar un código interno a través del libro del zohar

Ejercicios para entrar al mundo espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta