entradas en '' categoría

¡No Temáis al Sótano Oscuro!

stuckPregunta: Baal HaSulam escribe que estamos en el Mundo del Infinito. ¿Qué es el Infinito?

Respuesta: El infinito es la unión total con el Creador, el Kli (la vasija), llenado sin fin con la luz, la única ley, la única realidad,

donde “Él y Su nombre están unidos”. Significa la realización de la Idea de la Creación. El Creador ha creado este estado infinito.  Pero con el fin de que nosotros mismos, gracias a nuestro libre albedrío, adquiriéramos conciencia de este estado, nos  han sido dadas sensaciones que nos hacen percibirnos como si estuviéramos fuera de ese estado infinito; carecemos de la percepción y del entendimiento y vivimos en la confusión. Cuando un niño nace en este mundo enorme, nosotros reducimos el tamaño de todo su mundo al de las dimensiones de una pequeña cuna. En vez de darle alimentos sofisticados, le damos una papilla de avena y no le damos nada excepto juguetes. Todo ello es para asegurarnos de que crezca y se desarrolle  correctamente. Baal HaSulam da un ejemplo aun más concreto en una carta a sus aprendices: en un sótano oscuro (nuestro mundo) está creciendo el hijo del Rey (al cual el Creador ha elegido para acercarle a Sí Mismo). Se trata de una metáfora sobre nuestro desarrollo espiritual en dicho “sótano” – sintiendo la oscuridad de nuestro mundo). A veces se nos permite salir de él y de pronto sentimos a nuestro mundo como luminoso. Y en otras ocasiones entonces sentimos dolor por nuestros esfuerzos espirituales vanos. De tal modo el Creador nos empuja  a tomar una firme decisión, la de ascender por encima de nosotros mismos.

Y de repente, después de muchos años de trabajo, nos es revelada la salida del sótano hacia un gran mundo repleto de Luz No se trata del mismo mundo al que nos hemos asomado a veces, cuando nos hacía sentirnos envidiosos de quienes podían complacerse en él. Más bien se trata del mundo de Luz. Entonces nos damos cuenta de que no había razón para sentirse celosos de aquellos parecían haber sido exitosos, porque en verdad no tienen nada. Entonces veo, que yo sentía envidia  por nada a los que me parecían adelantados, porque realmente no tenían  nada.

Y por otra parte, nosotros hemos pasado toda la vida “en el sótano oscuro” estudiando la sabiduría de la Cabalá y trabajando en el grupo, pero hemos terminado ya esta etapa preparatoria y hemos salido a la luz.

Material Relacionado:

Yehuda Ashlag

Un infinito que se expande infinitamente

Pensamiento de la Creación

De la lección del Zohar, 31/12/2009

Cuando se enciende la luz en la sala del cine