entradas en '' categoría

Despertar Como un Hombre Libre

laitman_2009-05-xx_ny_4848Pregunta: Si vivimos en este mundo como en un sueño ¿en qué consiste nuestro libre albedrío?, ¿es también sólo un sueño?

Respuesta: El sueño, en la espiritualidad, es la falta de la conciencia. Subo por la escalera de los estados espirituales y llego a un estado de sueño, donde mis pensamientos y deseos, así como mi conciencia son muy vagos y nebulosos. En mi Kli sólo existe un pequeño resplandor, y por eso no me conozco, no siento, no percibo el estado en el cual me encuentro. Sólo siento que existo porque me revive una diminuta chispa de vida, “kista de-jayuta”, para que pueda despertar alguna vez.

Sabemos que un hombre dormido en nuestro mundo no está muerto, y aunque no se mueva o hable, tarde o temprano, despertará. Así pues existe el sueño, pero el hombre puede despertar de él, ser otra vez sensible, consciente de sí mismo y empezar a actuar. El mantenimiento mínimo de la vida en una persona se llama el sueño.

Hoy estás durmiendo un sueño espiritual y estás en tal tiniebla que ni siquiera adivinas que existe. Cuando te despiertes entenderás que estabas obligado a vivir esa vida en la cual no tenías ningún tipo de control, ni siquiera de ti mismo, igual que en un sueño. No tenías ningún libre albedrio en ese sueño. ¡Tu libertad consiste sólo en despertar de él!

(De la clase sobre el artículo del libro “Shamati”, 08.01.2010)

 Material Relacionado:

Libertad o la ilusión de la libertad

Escoge el ascenso no te arrepentiras

Por su mandato y mi elección

¿Cómo es el Mundo del Libro del Zohar?

izuchayu_knigu_100_wpCuando leemos el Zohar no quiero dar explicaciones teóricas que puedan confundir a las personas que pudieran pensar erróneamente que entendieron algo. Hay que buscar todas estas cualidades sólo dentro de sí mismo. Igual que un niño pequeño que no entiende cual es la diferencia entre él y el otro, tú tampoco lo entiendes. Únicamente después llega el entendimiento.

El entendimiento significa aquí la percepción. Tienes que sentir todo para decir: “¡A-a-ah! Ahora veo, siento, vivo en esto, ¡Siento su sabor!” ¡Sólo hay que intentar introducirse dentro de este cuadro y entonces entenderás todo!

El Zohar no se estudia teóricamente, pues no hay nada que estudiar. Tan sólo hay que entrar en él y conocerlo. Exactamente igual a cómo conoce el mundo un niño. ¿Acaso sabe él en qué dirección debe desarrollarse? Simplemente absorbe del mundo todo lo que puede y así crece. ¡Así debes desarrollarte tú, y éstos tienen que ser tus pensamientos e intenciones durante el estudio!

Sólo que el niño tiene en su habitación una vigilancia materna, distintos juegos, y éste es su mundo. El mundo en el que tienes que desarrollarte, es el Libro del Zohar. Y debes portarte como un niño que tiene que descubrir este mundo. El niño no pregunta en qué debe pensar; él abre sus ojos y la boca y con ansia absorbe toda la información con sus sentidos de percepción. A esto se le llama percepción: cuando primero siento y después entiendo lo que sentí.

Dentro del sentimiento mismo comienzo a entender cómo uno está relacionado con el otro, cómo él me influye y qué ocurrirá si atraigo algo hacia mí. Como un niño que, con sus juguetes, estudia por qué y cómo funcionan. ¡Así debemos sentir al Zohar: es el único método para entrar al mundo espiritual, ¡no hay otro!

No puedes añadir aquí nada con el cerebro, porque entonces deberás utilizar tu razón de este mundo y dar ejemplos materiales. De este modo no se puede construir ningún entendimiento espiritual.

(De la clase sobre el artículo del libre “Shamati”, 08.01.2010)

Material Relacionado:

Hacia donde nos dirige el libro del zohar

Cambia tu intención cambiaras la realidad

La Libertad o la Ilusión de la Libertad

eto_interesno_100_wpNingún hombre en este mundo tiene libertad si no posee el punto en el corazón. No importa quién sea; bueno o malo, religioso o ateo, listo o tonto, delincuente o santo. Si no trabaja en su desarrollo espiritual, no tiene ningún libre albedrio. Vive una vida animal común.

La libertad de elección existe sólo entre dos opciones; la libertad de elegir entre dos posibilidades -la espiritualidad o la materialidad. Si no tienes estas dos posibilidades, te quedas cara a cara con tu egoísmo y con todos los valores inculcados por la sociedad. ¿Qué libre albedrio puede haber aquí, si te lo dictan todo, qué hacer y qué desear? Tienes la ilusión de la libertad sólo por ignorancia, como un niño encerrado por su mamá en su habitación con los juguetes y que corre, bajo su vigilancia, de una esquina a otra.

Cuando aparecen las dos oportunidades de desarrollo -hacia la meta material o la espiritual- entonces recibes la libertad de elección y puedes dirigirte como si tuvieras dos riendas. Pero con una de las riendas no puedes hacer nada, sólo hostigarte para cumplir lo que te manda la sociedad, que tampoco entiende a donde va y que es gobernada desde Arriba. ¿Y qué vas a poder elegir, si ni siquiera sabes qué te pasará en el siguiente momento…?

 (De la clase sobre el artículo del libro “Shamati”,08.01.2010)

 

Cuatro Estados de la Percepción

laitman_2009-05-28_8348_wTomemos el ejemplo de los niños que incansablemente intentan conocer este mundo. ¡No se cansan de jugar 100 veces al mismo juego, no les importa nada salvo hacer algo todo el tiempo y sin pensar! Esto es así porque la razón llega después de los sentimientos.

Si entras con esa actitud en la espiritualidad, entenderás todo. Pero si la razón precede al sentimiento, no entenderás nada. El conocimiento es el último escalón después de todas las percepciones sentimentales.

Estado 0 (bjina shoresh) – Primero simplemente siento.

Estado 1 (bjina alef) – Después empiezo a entender un poco.

Estado 2 (bjina bet) – Después me entero de la causa, qué todo procede del Creador.

Estado 3 (bjina gimel) – Me convierto en semejante a Él y entiendo las relaciones que existen entre nosotros.

Estado 4 (bjina dalet) – Sé, entiendo y siento todas las causas y efectos, Su razón.

Tal desarrollo se produce en estos cuatro estados, pero tan sólo después que sentí algo por primera vez.¡Pero antes que sienta algo, la razón sólo me va estorbar, porque es la razón de este mundo!

( De la clase por el Libro del Zohar 04.01.2010)

Material Relacionado:

Quien oculta el libro del zohar

Las señales del progreso espiritual

¡Escoge el Ascenso, No Te Arrepentirás!

laitman_2009-12-25_2594_wpEn la vida material no tenemos ninguna libertad, pero en el desarrollo espiritual podemos escoger el ambiente, el deseo que el ambiente nos transmite y nuestra actitud a la sociedad.

Aunque actúo dentro de los límites que me determina esta sistema, de todos modos puedo elegir en qué forma voy a avanzar entre dos puntos del camino espiritual, el punto inicial y el punto final. No puedo cambiar dichos puntos, porque la meta final está en la raíz de mi alma, de donde una vez descendí y a donde debo regresar ahora. Por eso está claro que no puedo escoger otro camino. Pero puedo escoger cómo adelantar, buscar los medios para hacerlo y la posibilidad del desarrollo. De este modo percibo la mente del Creador, me hago semejante a Él: recibo alguna libertad en relación con mi estado actual y también con el futuro.

2010-01-08_rb-shamati-153-machshava-hi-tolada_lesson_bb

Hoy, dentro de mí hay una parte del estado futuro que se denomina AJAP del Superior. Éste es mi próximo peldaño, Yo+1. Este peldaño ya existe en lo espiritual y su parte inferior, AJAP está ahora dentro de mí. Puedo revelar este estado, desear este estado futuro; es decir que soy libre de realizar este estado o no. Ahora tengo la elección entre “hoy” y “mañana”.

Si vivo sólo en función de los intereses de este mundo, entonces no sé nada del “mañana”, es decir del próximo momento. ¿Pero qué puedo elegir? Debo elegir el futuro.

(Extracto de la lección sobre el articulo del libro Shamati correspondiente al 08 de enero 2010)

 

¡Llevad vuestro deseo al Altísimo!

vdochnovenie_100_wpEn la sabiduría de la Cabalá es sabido que en todo lo que se hace, una mitad es desde abajo y la otra mitad desde arriba. Esto se denomina “mitad del shékel en el trabajo espiritual”. Preparamos nuestro deseo, la vasija (el Kli) y lo ofrecemos al Altísimo; eso es nuestra mitad del trabajo. Y la segunda mitad se hace desde Arriba. De este modo llegamos a la colaboración.


Lo mismo pasa durante la lectura del Libro del Zohar. Pero aunqué ya no hay la misma inspiración con que uno suele empezar los estudios de este libro o cuando llega por primera vez a la ciencia de la Cabalá (porque esto ocurrió por el “combustible” del Altísimo), debemos ver que con nuestro trabajo estamos construyendo una y otra vez nuestros Kelim (las vasijas de la percepción), nuestros deseos, añadiendo cada vez también los deseos de nuestros amigos, del ambiente, aumentando la importancia del avance espiritual.


Precisamente cuando se endurece el corazón, cuando no nos proponemos lo espiritual, entendemos que con esto nos es dada la posibilidad de añadir algo de nosotros mismos. Y si no tenemos el entendimiento, entonces nos es dada la posibilidad de demandarlo; y si no tenemos la sensación, entonces podemos proponernos lograrla, desear que llegue desde Arriba, aunque no surja de nosotros mismos. ¿Pues qué puede estar dentro de nosotros mismos?…Queremos algo nuevo, más alto. Pero para hallar esto nuevo, más alto, nos dan la posibilidad de llegar a tal rezo, de sentir la ausencia del sabor, de la sensación, del entendimiento, para que deseemos y sintamos la necesidad. Y en cuanto tengamos esta necesidad, ese deseo, desde Arriba llega el llenado.


Por eso nuestro trabajo no consiste en lograr el llenado, como en nuestro mundo. No. Mi trabajo consiste en desear. Entonces llegará el llenado. Porque en nuestro mundo trabajamos para recibir el salario, el placer, lograr algo que me llene. Pero en lo espiritual no debo trabajar en esto, porque “la Luz Superior está en estado de total reposo” y “más que un ternero quiere mamar, la vaca quiere dar de mamar”. Sólo debo desear recibir este llenado, desear comer y beber, sentir toda la abundancia que está preparada para mí desde Arriba y “está en estado de total reposo”; es decir que existe alrededor de mí sin limitaciones. Todo mi trabajo consiste en desear esto.

(Extracto de la lección sobre, El libro del Zohar correspondiente al 07 de enero 2010)


Material Relacionado:

El trabajo del Creador

Todo nuestro trabajo consiste en desear

No hay cansancio, hay falta del deseo

Lección diaria de Cabalá correspondiente al 8 de enero 2010

Preparación para la Lección

Descargar: WMV Video | MP3 Audio


Lección 12, del “Prefacio a la sabiduría de la Cabalá”, Punto 19


Descargar: WMV Video | MP3 Audio


El Libro de Zohar – Selecciones, Capítulo “Y Jacob Moró”, Punto 188


Descargar: WMV Video | MP3 Audio


Lección 8 del “Prefacio al Libro del Zohar”, Punto 27


Descargar: WMV Video | MP3 Audio