entradas en '' categoría

Reuniendo las piezas de la perfección quebrantada

onlything_thumb1[1]Después del rompimiento del alma común, una parte de mi alma se quedó en el Mundo del Infinito, en donde está conectada con todas las otras partes. Cuando me corrijo ahora, corrijo las conexiones de esa pequeña parte con todos los demás, en lugar de corregir la pequeña parte misma.

Inicialmente, todos nuestros deseos se conectaron por la fuerza de la Luz, la Fuerza Superior. No estaba consciente de mis acciones entonces; yo les daba a los otros y estaba recibiendo de ellos también, porque la Luz nos dirigía en ese sentido. Así es como existíamos en el Mundo del Infinito – el Kli (vasija) de Keter estaba llena de Luz de Nefesh y al Kli se le conservaba en esta condición mediante la fuerza de la Luz Superior.

Sin embargo, ahora no es suficiente que estemos simplemente conectados. Cuando regresamos a esa conexión después del rompimiento, siendo cada uno de nosotros una pequeña vasija de deseo (Kli), llegamos a entender el sistema entero, el cuerpo completo en común del alma. Tomamos consciencia de ello, captamos todo el infinito y obtenemos el conocimiento sobre la forma de conectar con los otros, cómo otorgarles a ellos y darles vida.

Por lo tanto, el rompimiento fue necesario para que todos se mezclen con los otros y que cada uno de nosotros tengamos los registros informativos necesarios (Reshimot). Ahora, cuando empezamos a despertar después del rompimiento, todos empiezan a sentir cómo estas inclusiones, el uno en el otro, emergen en nosotros en forma corrupta, que se expresa como un abominable odio hacia todos. Si no nos corregimos, no quedará una persona en el mundo que desee estar viva. Aunque él no te moleste directamente, de cualquier forma vas a desear que muera.

Este será el sentimiento común a todos; todos nosotros vamos a querer que los otros desaparezcan porque cada persona incluye todo en su deseo roto. La única salida es corregir el sistema.

Material Relacionado:

De la lección sobre “Introducción al Libro del Zohar”, 18/01/2010

El círculo simboliza la perfección espiritual