El Mundo Espiritual es muy sencillo

laitman_2009-08_5970Todo el mundo son las partes de mi deseo, de mí mismo. Pero, yo no siento que ellos sean partes de mí y por lo tanto no me preocupo por ellos en absoluto. ¡Que ardan todos; a mi ni me preocupa!

La ciencia de la Cabalá nos enseña como revelar la verdad para entender que todo lo que está “fuera” de nosotros, somos nosotros, nuestro deseo. Y lo que percibimos como nosotros, así como el mundo exterior, debe todo fundirse dentro de nosotros en un único deseo.

El Creador ha creado sólo el deseo, dentro de cual existimos; más allá de este deseo no podemos ver y sentir nada. Revelamos al Creador dentro de nuestro deseo, que es por lo cual Él es llamado el Creador (Bo-re) – “Ven y Ve”. Este mundo es lo que siento ahora, y el mundo por venir es lo que sentiré dentro de un instante.

Todo ocurre dentro del mismo deseo, pero empezamos a percibir cada vez más cosas dentro de él. Experimentamos un sin fin de impresiones, pero de hecho esta realidad externa no existe; se trata solamente de los diversos fenómenos que aparecen dentro de nuestro deseo. Este lugar en que nos encontramos, este mundo, y toda esta realidad son imaginarios. Una vez que descubramos el mundo de verdad, exclamaremos, “¡Estábamos en un sueño!”

Debemos revelar la verdad para después despertar a la verdadera realidad, como una persona que despierta de la inconsciencia. Y este es el propósito de la ciencia de la Cabalá: devolvernos la conciencia. Pero hasta ese momento, es inútil hablar con una persona, porque él existe en un estado inconsciente, y hay que reanimarlo y volverlo a la vida.

Por eso, cuando abrimos El Libro del Zóhar debemos imaginar que no existe nada excepto nuestro deseo: ni este mundo, ni yo, ni nadie, todo esto no existe. Son todo ilusiones mías. Existe sólo el deseo de recibir el placer y todo lo que pueda ocurrir, sucede dentro de ese deseo. Este mundo y el mundo por venir, la vida y la muerte, los niveles de la naturaleza, inanimado, lo vegetativo, animado y humano, no existe ningún otro lugar en donde ellos puedan residir fuera de mi deseo de disfrutar.

El libro del Zóhar nos permite entrar en tal estado, donde sentiremos todo en nuestro deseo. ¡Precisamente esto se denomina el mundo espiritual!

(Extracto de la lección sobre, El libro del Zohar correspondiente al 15 de enero 2010.)

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta