Las señales del progreso espiritual

laitman_2009-11-06_zohar_tv_8165_wCuando una persona lee, oye, participa en la lectura del libro Zóhar, y lo hace correctamente, tiene que medir el grado en que progresa. Por supuesto, no podemos valorar exactamente nuestro progreso, porque no entendemos las condiciones iniciales en que nos encontramos, cuáles son nuestras cualidades y qué tenemos que alcanzar. Nos se nos revela el principio y el final del camino.

Pero en cualquier caso, tomando como base nuestras sensaciones, podemos definir correctamente las etapas del avance y la diferencia entre los diferentes estados. Cada vez deberá ser más fácil y natural imaginar todo lo descrito en El Libro Zóhar. La persona debe poder ver que todo sucede dentro de ella en sus atributos. Al empezar la lectura de El Libro del Zóhar, tiene que ir siendo cada vez más natural que la persona empiece a buscar dentro de sí misma la definición de cada palabra. Tiene que sentir que el libro evoca respuestas dentro de él para cada palabra, cada símbolo y cada acción.

Empieza a reconocer el sistema interior del alma en el cual existe. Empieza a ver que el cuerpo, donde cree existir, así como todo el espacio que lo rodea, todo el mundo, el ambiente, todo el Universo que aparece frente a él, todo esto forma parte de su sensación interna. Y a esta percepción parcial, le añade ahora una sensación más que El libro del Zóhar le explica y le revela.

Estas dos formas de la percepción se despiertan en una persona y de algún modo interactúan entre sí. Mediante la lectura del Libro del Zóhar, la nueva forma de percepción de la realidad se vuelve más dominante y poderosa que su anterior percepción de la realidad

Esta es una forma de comprobar y valorar qué tanto avanzas a cada paso en el camino. La segunda forma de comprobar consiste en comprender que el punto en el corazón que inicialmente se te dio tan sólo aparece como un punto debido a la falta de inspiración, impresión, revelación y percepción. En realidad, este punto incluye todas las almas, todos los mundos y toda la realidad que fue creada por el Creador.

Este punto se expandió hacia abajo en el principio de la creación, cuando fue creado como “existencia de la ausencia”; así se expandió a través de cuatro fases de Luz Directa, el Mundo del Infinito, y a través de todos los mundos hasta nuestro mundo. De igual forma, ahora debemos expandir y ampliar este punto mediante nuestras propias fuerzas de abajo hacia arriba. Por supuesto que no contamos con las fuerzas para hacer esto naturalmente. Pero cuando nos esforzamos en expandir este punto, dirigiéndonos a sus partículas constitutivas, a nuestros amigos, deseando recibir de ellos la inspiración, entonces en la medida en que estemos inspirados, empezaremos a ver no uno, sino varios puntos, conectados entre sí por una red llamada el sistema de las almas o el sistema de los mundos. Este sistema de almas es más interno, mientras que el sistema de los mundos es más externo.

Así es como revelamos toda la realidad en este punto en el corazón que recibimos desde Arriba. Este punto se expande y empezamos a revelar todo el universo. La persona empieza ver que su punto en el corazón incluye a todos los amigos, y después a toda la gente más distante, hasta que se expande para incluir a toda la realidad. Si la persona adquiere esta visión, percepción, tal enfoque, es una buena señal de que la persona está avanzando como consecuencia de la lectura del Libro del Zóhar.

(Extracto de la lección sobre El Libro del Zóhar, correspondiente al 10 de enero de 2010).

Material relacionado:

¿Qué revela El Libro del Zóhar?
Jerusalén Post: Reportaje especial sobre el Congreso Internacional de Cabalá 2009
¿Cómo es el Mundo del Libro del Zohar?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta