entradas en '' categoría

El sueño no es la mística, sino la realidad

laitman_2009-03_7926Pregunta: ¿Qué es el “sueño” que menciona El Zohar?

Respuesta: Nuestro órgano de la percepción (la vasija, el kli) se llama “deseo de recibir”. En él nos sentimos a nosotros mismos y al entorno, al mundo. Pero sentimos solamente lo que es captado por nuestros órganos sensoriales, es decir, sólo lo que está determinado por ellos como necesario, lo que se encuentra en semejanza con éstos.

No sentimos nada de lo espiritual, del otorgamiento o del amor; y no sentimos el otro mundo que se basa, no en la recepción, sino en el otorgamiento. Incluso, nuestro estado no es todavía el sueño del estado espiritual, sino que se encuentra más abajo de éste último. Es lo que se denomina “kista de hayuta”, una delgada luz que nos vivifica.

Esta luz – reshimo (el gen informativo) – nos da la sensación de existencia en una realidad, para que, a partir de ésta, podamos elevarnos a lo espiritual.

Y esta realidad – que aparece ahora ante nosotros – posteriormente desaparece. Esta sensación nos es dada especialmente para que en nuestro desarrollo espiritual nos sintamos independientes del Creador y podamos desarrollarnos autónomamente.

El nivel del “sueño” se encuentra más arriba de la realidad de este mundo. Pero existen muchos tipos de sueños, malos y buenos. El Zohar nos cuenta sobre los sueños de los ministros del Faraón, sobre los sueños de José.

Hay un sueño en el cual la persona entra en forma intencionada, bajando desde un nivel más alto a uno inferior, al nivel del sueño. Hay un sueño cuando llega la noche, o sea la oscuridad espiritual, y nosotros dormimos. En él, entonces, nos viene un sueño sobre una parte del Mundo Superior.

Por un lado el sueño llega desde la unión con un nivel más alto. Por otro lado, para esto, es necesario perder el nivel inferior. Pero en cualquier caso se trata de los estados de nuestro deseo, el cual puede estar en un nivel completamente desconectado de lo espiritual, en un nivel de este mundo o en uno más alto que está un poco conectado con lo espiritual y es llamado “sueño”.

El sueño es, no lo místico, sino la realidad en la cual se encuentra el hombre que se eleva por los escalones espirituales. O él avanza y entra en forma intencionada en el estado del sueño, o este estado se le entrega de arriba.

(Extracto de la lección nocturna sobre El Libro del Zohar, correspondiente al 4 de febrero 2010)

Material relacionado:


De la lección nocturna del Libro del Zohar, 03/02/2010

Estábamos como en un sueño

La realidad que percibimos es como un sueño

¡No Temáis al Sótano Oscuro!

A través de El Zohar, hacia el interior de mi alma

laitman_2009-11-29_9923_wEl Zohar sólo habla sobre una persona dentro de la cual se encuentra todo el mundo y sobre cada uno de nosotros.

En la sección “Percepción de la realidad” estudiamos que todo lo que nos parece existente afuera, se encuentra dentro de nosotros. Dentro de la persona está todo este enorme mundo, que incluye los minerales, las plantas, los animales y las personas del entorno. Todas estas son las propiedades y las fuerzas del alma que le parecen que existen afuera, pero en realidad se encuentran dentro.

Y en la medida de su desarrollo espiritual, toda la imagen del mundo que la persona ve por fuera, le parece cada vez más ilusoria. Y por eso nuestro mundo se llama “mundo imaginario” y toda nuestra realidad se llama “sueño”.

Supongamos que ahora leemos el relato en el que José se encuentra en Egipto junto con el Faraón, sobre como llega Jacob con sus 12 hijos y José los recibe. Se debe comprender que se trata de las fuerzas de nuestra alma, las cuales existen dentro de cada persona en el mundo, independientemente del género, de la edad y la nacionalidad.

En cada uno de nosotros existen las mismas fuerzas, ya que el Creador hizo un gran deseo de recibir. Todo este deseo consiste de diez sefirot, cada una de las cuales, a su vez, incluye diez sefirot particulares y así hasta el infinito.

Este deseo se rompe, se dispersa, se divide en una enorme multitud de partes alejadas una de la otra. Son almas separadas y cada uno de nosotros lleva su alma particular. Por eso cada persona incluye en sí mismo a todos, ya que en ella hay diez sefirot. Todas las partes de estas sefirot están vinculadas con las diez sefirot del alma general y con las diez sefirot del alma de cada individuo.

Resulta que todo lo que está escrito en los libros cabalísticos habla sobre cada uno de nosotros, sobre el alma de cada persona. Por eso, leyendo en El Zohar sobre los acontecimientos como si ocurriesen fuera de nosotros –sobre los hechos históricos, las descripciones de la naturaleza, las personas y los animales – debo tratar a interpretar este idioma a nivel interior.

Ya que todos estos relatos cuentan lo que pasa dentro de mí, sobre las fuerzas de mi alma, sobre mis deseos y cualidades que se encuentran en lucha o están vinculados entre ellos según ciertas relaciones y cálculos.

Debo entrar y estudiar este sistema interior del alma. Estudiándolo y reconociéndolo, comenzaré a ver en él las propiedades del Creador y Sus fuerzas, por las que Él influye en mí. Lo veré dentro, poniendo en movimiento todas mis fuerzas.

Por eso, al leer El Zohar debemos concentrarnos dentro de nosotros, tratando de ver las fuerzas de nuestras almas detrás de cada palabra.

(Extracto de la lección sobre el Libro del Zóhar, correspondiente al 4 de febrero 2010)

Material relacionado:

De la lección nocturna del Libro del Zohar, 03/02/2010

La fórmula secreta de un milagro

Un libro de aventuras

¿En dónde está mi alma?

clip_image001_thumb1En la Introducción al Libro del Zóhar, Baal HaSulam explica que la ciencia de la Cabalá examina todo lo relacionado con el alma. La razón es que nosotros no estamos en realidad conscientes de nada fuera de nosotros mismos, más bien, revelamos, percibimos y evaluamos las cosas a través de nuestros sentimientos.

Por lo tanto, cuando leemos sobre los procesos que ocurren entre Zeir Anpin, Bina y Maljut, y la conexión y acciones entre ellos, todo esto está ocurriendo dentro de nosotros en la conexión entre los otros y yo. Aprendemos sobre lo que sucede en nuestra alma o lo que nuestra alma siente y nos revela. Lo que siente y revela se encuentra solamente adentro.

Esa conexión los otros y yo, es de hecho mi alma. Sin embargo, ahora nosotros sentimos que existimos en nuestro cuerpo material interior; ese es nuestro mundo porque no percibimos nada más.

¿Caridad o Cabalá?

wisdomneeds_thumbRecibí dos preguntas sobre la bondad del trabajo de caridad:

Pregunta: Soy miembro de un grupo internacional altruista que se dedica a ayudar a la comunidad en diversas formas y desean que yo sea su tesorero. Quisiera dedicar mi tiempo a la Cabalá, y por ello me siento dividido acerca de lo que tengo que hacer. Le ruego me ayude. ¿Ayudar a la comunidad se considera otorgamiento o la diseminación de la Cabalá es más importante?

Respuesta: Es una lástima que pase el tiempo realizando cosas que al final no son provechosas, como lo podemos observar en el trabajo de diversas organizaciones dedicadas a la caridad.

Pregunta: Durante décadas he dado al menos el diez por ciento de mis ingresos. Lo he entregado a organizaciones caritativas que proveen a la gente medios para mejorar su existencia al igual que a las comunidades espirituales a las que pertenecía antes de llegar a la Cabalá. ¿Estas donaciones se consideran como Maaser?

Respuesta: No, porque este dinero no se empleó para ayudar a las personas a acercarse al Creador y desarrollar sus almas, sino para el servicio de sus cuerpos materiales.

Material relacionado:

La caridad ayuda realmente a alguien


El maseer es la ley de la naturaleza


Dar y recibir en el mundo espiritual avanzado

Elévate por encima de tu amado “yo”

laitman_2009-08_2936No importa como te sientes cuando lees el Zohar: bien, mal o de ninguna manera.

Que se vierte en ti como si recibieras una infusión y ésta va a trabajar en ti. Lo importante es seguir adelante, pase lo que pase.

¡En otras palabras, me elevo por encima de mis sentimientos egoístas y no me fijo en como se siente mi deseo egoísta! ¡Estoy asustándome, alegrándome, me encuentro en un nirvana o en un horror, estoy irritado o confuso, esto no me preocupa! ¡Estoy por encima de ello! Me siento de esta manera, pero continúo mi trabajo.

Existe dentro de mí una percepción egoísta, un deseo de disfrutar, donde el Creador a propósito juega conmigo. Pero yo tengo que elevarme todo el tiempo sobre esta percepción y seguir mi camino, como si no pasara nada:

“¡No me importan ni Tus regalos, ni tus castigos, te necesito a Ti mismo! ¡Y no me asustas con todas esas percepciones”! Sólo esta persistencia da resultados.


(Extracto de la lección nocturna sobre El Libro de Zohar, correspondiente al 4 de febrero 2010)

¡Sólo quédate!

29_100_wpPregunta: En las clases del Zohar, me siento como si fuera zarandeado por olas tormentosas de un lado a otro, o disfrutando de la lectura o con miedo. ¿Esto es bueno o malo?

Respuesta: Tenemos que comprender que no hay ninguna relación entre lo que estamos leyendo, que sentimos y lo que en realidad sucede en nosotros. Te sientas cerca de un libro y pulsas algunos botones, los cuales no entiendes.

Es como un niño pequeño que saca del bolsillo del padre un móvil y juega con los botones, y mientras juega por casualidad, llama a alguien o manda un mensaje. Igualmente nosotros leemos El Zohar, pulsando algunos “botones” y no entendiendo qué fuerzas despertamos con ello. Por eso, cuando en respuesta a ello recibimos alguna reacción, ésta no tiene ninguna conexión con lo que estábamos haciendo.

Puedo pensar con el amor sobre mis amigos, de todo el mundo y del Creador, y después de repente recibo un golpe y que no entiendo: “¡¿Por qué?! ¡¿Qué he hecho?!” También puede ocurrir al revés, que estoy enfadado con el Creador, con mis amigos, y conmigo mismo, y odio a todo el mundo, pero de repente se me descubre algo bueno, que no merezco en absoluto.

No entendemos este juego, todavía no dialogamos con el Creador. Nuestra conversación por ahora no nos sale bien… Él habla con nosotros como tú con el bebé que no entiende que le estás diciendo. Tú sabes todo de él, pero él no sabe nada de ti.

Respecto a la espiritualidad, nos encontramos por ahora en el nivel del bebé. Por eso, no hay que hacer ninguna conclusión de las sensaciones que nos llegan. En general no hay ninguna relación entre ellas. Me puede parecer que todo está mal y que tengo continuos problemas y una total confusión, pero en realidad todo está en orden.

Únicamente tienes que saber que pase lo que pase, hay que seguir estudiando hasta que llegue la salvación… No se debe sufrir de lo que ocurre en el camino. Está escrito: “¡Haz todo lo que quieras, pero no abandones!”

Aquí se necesita la terquedad, la lealtad en el camino espiritual, la medida de la paciencia, como escribe Baal HaSulam en El prólogo al TES, que solamente aquellos héroes, que poseían una verdadera paciencia, subieron al monte y entraron al palacio del rey.

Sólo hace falta dar al Zohar la posibilidad de actuar sobre nosotros con la luz circundante…

(Extracto de la lección nocturna sobre El Libro del Zóhar correspondiente al 4 de febrero 2010)


El amor mueve todo

laitman_2009-09_2145_wPregunta: ¿Qué tiene de especial El libro del Zohar para causar en nosotros reacciones tan fuertes?

Respuesta: No es un libro sino que un mecanismo, cuyos botones presionas sin saberlo. Y además, estudiamos El Zohar con un enorme grupo de personas en todo el mundo. Somos muy diferentes pero queremos lo mismo, y por eso presionamos fuertemente estos botones.

Simplemente no reconocemos esto, como un niño que grita sin comprender el revuelo que él causa con sus gritos en la casa. Ya que el adulto no puede desconectarse, su grito causa una gran inquietud. Le puedes decir a un niño grande: “¡Ve a tu habitación y no me molestes!”. Pero no puedes hacer lo mismo con un niño de un mes de edad. Por eso estás con él, distrayendo la mente de la preocupación.

Esa inquietud se la causamos a la Fuerza Superior. Así funciona sobre nosotros el libro de El Zohar. Y en realidad no es la acción del libro. Tú te encuentras en el sistema entero del universo que activas por tus acciones a través de este libro; y por el grito activas el deseo de revelarlo. Es semejante a un niño que despierta al padre (АBА), a la madre (IMA), a los vecinos, a todo el mundo, haciendo trabajar a las fábricas que hacen comida infantil, los pañales, todo el mundo infantil. ¿Él sabe qué es lo que hace? ¡No! Pero mira cuántas cosas hace todo el mundo para los niños.

En lo espiritual ocurre lo mismo. El amor lo mueve todo. Nosotros, aún sin comprenderlo, involucramos al sistema y éste comienza a influirnos en forma reciproca. Pero no conforme a nuestra exigencia infantil y egoísta, sino en forma suave y con gran caridad, enseñándonos y ayudándonos a avanzar hacia el otorgamiento.

Te encuentras entre dos fuerzas: la fuerza egoísta tuya de abajo y la fuerza de Luz Circundante de arriba. Ellas te presionan en dos direcciones y te sientes como entre el cielo y la tierra. Al abrir El Zohar, entraste en el sistema de la Fuerza Superior.

Es un sistema completamente diferente y esto significa que vas por el camino de la Torá, el camino de la luz. Antes te desarrollabas según la necesidad, en el proceso de evolución, como toda la Naturaleza.

Tu deseo de disfrutar siempre buscaba dónde se está mejor y hacia dónde huir de los golpes. Pero así no avanzabas al Creador, sino que buscabas una esquina más cómoda. Así era nuestro desarrollo hasta el día de hoy. Ahora activas sobre ti una fuerza completamente diferente.

(Extracto de la lección nocturna sobre El libro del Zohar, correspondiente al 4 de febrero 2010)

El Libro de los libros

idra_raba_100_wpEl Zohar es el nombre de la Luz que llega de la cabeza de Arij Anpin, desde el estado del Fin de la Corrección, a través de estos diez grandes cabalistas que representan las 10 sefirot básicas, HaVaYaH completo. Es el sistema más original y superior que bajó hasta un cierto nivel.

Baal HaSulam nos lo acercó aún más. Resulta que nos encontramos en una relación con el estado más alto. ¡Todo esto está hecho para nosotros! El Talmud de las Diez Sefirot es un libro especial. Pero está escrito en una forma tal que distrae nuestra mente y no somos capaces de conectar también con el sentimiento.

Puede ser que después de El Zohar podamos comenzar a leerlo correctamente. El Zohar —que se dirige al sentimiento—, junto con el Comentario Sulam —que se dirige a la mente—, nos mueve en estas dos direcciones, de tal forma que no somos capaces de resistirlo.

El Zohar es la revelación del sistema superior, en el cual puedes presionar los botones. Y no sabes cuáles presionas, pero el sistema los traduce en influencias correctas. El nivel superior —el cabalista—, comprende lo que quieres. Él te da, no lo que pides con tu grito, sino lo que es conforme con tu necesidad interior, lo que realmente necesitas, y funciona en concordancia con esto.

Por eso está escrito que El libro del Zohar es el libro más especial de todos los libros cabalísticos.

(Extracto de la lección nocturna sobre El libro del Zohar, correspondiente al4 de febrero 2010)

Material relacionado:

Rabbi Shimon y sus nueve discípulos