entradas en '' categoría

Él lo hace todo, pero yo decido

laitman_2009-07_0181Pregunta: ¿Para derribar el muro que me separa de la espiritualidad, es necesario golpearlo por ambos lados? ¿Por el lado egoísta y por lado altruista, o puedo derruirlo por un sólo lado?

Respuesta: La Luz actúa del lado espiritual y realiza las mismas acciones que yo hago del otro lado. Pero si yo no actúo por mi lado, la Luz no llegará desde arriba y no actuará desde el lado espiritual.

Soy como un trozo de metal que, al acercarse al muro, activa el imán que está del otro lado. Y así, de este modo, actuamos juntos por ambos lados. El Creador no actúa en relación a nosotros si nosotros no deseamos y no exigimos que Él lo haga. Si fuese de otro modo ¿dónde estaría nuestro libre albedrío y dónde estaríamos nosotros mismos?

Si sólo trabajara el Creador, entonces yo sería un elemento inanimado. Por eso debo identificarle a Él y demandarle la realización de esta acción. Esto significa que todo lo determino yo. Por eso la acción sucede, no sólo de un lado, sino de ambos. Aunque por mi parte únicamente activo la acción, mientras que la realización se hace desde el otro lado.

La fuerza que se pone en marcha, actúa y realiza la corrección, procede de Él. Hasta mí llega la Luz, empieza a elevarme, y me traslada a través de este muro, pero sólo dependiendo de mi petición y si mi deseo es igual a la intención global.

Yo no puedo actuar según mi propio programa y querer ser adulto si todo el sistema a mí alrededor no avanza hacia la corrección. Puedo avanzar sólo junto a todo el sistema. Y no es importante si ellos desean la corrección o no. Con respecto a mí, ellos reciben la forma que yo necesito.

Mi avance depende sólo de mí mismo pues los demás están en un estado corregido en relación a mí. Sin embargo, Pero esta corrección y su trabajo junto a mi están condicionados a qué tanto yo desee unirme con ellos para avanzar juntos.

(Extracto de la lección sobre, El libro del Zóhar correspondiente al 21 de febrero 2010.)

Todo el mundo se enferma o se recupera junto conmigo

laitman_2008-12-25_8420_wEn relación a mí, las otras almas están en el estado corregido. Debo decirme a mí mismo que soy el único elemento imperfecto en todo el universo. ¿Pero si todos ellos están corregidos y yo no, entonces sólo yo debo corregirme? No, no solamente yo, porque mi imperfección reside en ellos, en vista que todos pertenecemos al mismo sistema. Si yo soy uno de los órganos enfermos, sufre todo el cuerpo debido a que yo no cumplo con mi trabajo.

Supongamos que yo soy una parte muy importante del cuerpo, digamos, los riñones, y mi deber es filtrar y limpiar todo el organismo, sin embargo yo no realizo mis funciones. En consecuencia, el cuerpo no podrá vivir, porque este órgano está incluido en el cuerpo y debe servirlo, abastecerlo pues de otra forma los otros órganos no podrían funcionar normalmente.

Por esta razón es necesario que todo el organismo se encuentre sano pero yo provoco la enfermedad en la medida en que soy imperfecto. Es necesario que yo entienda que únicamente yo soy imperfecto y que con mi imperfección daña a todo el cuerpo. Sin mí todos estarían totalmente sanos.

Es por esta razón que mi trabajo consiste en la conectarme con todos, tomar consciencia de hasta que punto ellos son imperfectos debido a mi propia imperfección, como está dicho: “Cada uno culpa en la medida de su propia imperfección”. En este caso desearé corregirme y elevar a todos junto conmigo, a la altura del estado de la completa corrección.

(Extracto de la lección sobre, El libro del Zohar correspondiente al 21 de febrero 2010.)

.

La Luz Circundante como adhesivo

laitman_2008-11-14_7127¿Qué es la Luz que nos regresa a la Fuente? ¿A dónde nos regresa y cómo opera?
Imaginen que la única alma común es como un círculo constituido por fragmentos separados, entre los que no existe ninguna conexión. Nuestro trabajo consiste en restablecer esta conexión para poder experimentar la vida eterna en esta única alma común.

Podemos imaginarlo como un escultor que hubiese creado una escultura y después la hubiese destrozado, quedando en su lugar tan sólo un montón de escombros. Los fragmentos serían las almas vivas que desean unirse para reconstituir la escultura, pero no logran hacerlo.

Al realizar estos esfuerzos, las almas descubren que entre ellas hay unas fuerzas enormes y repugnantes. Intentan acercarse las unas a las otras para reconstruir la escultura del hombre semejante al Creador, pero no lo consiguen, porque no tienen el adhesivo que pueda unirlos.

Después de numerosos intentos, los fragmentos se convencen de que por sí mismos no podrán volver a unirse, sin embargo, saben que sólo esta unión puede salvarlos, y que únicamente la Fuerza Superior, la misma fuerza que creó la escultura y que a propósito la fragmentó, puede volver a reunir los pedazos en un todo.

Pero, lo hará solamente si los fragmentos se lo piden. Esta petición se denomina, “pedir la Luz que retorna a la Fuente”. Si deseamos unirnos y pedir ayuda, entonces debemos invocar al Creador para que Él sea la fuerza que nos reúna, como si fuese un adhesivo. De esta manera volveremos a retomar la forma de aquella escultura: el alma común, Adam HaRishon.
(Extracto de la lección sobre el articulo “Seiscientas mil almas” correspondiente al 19 de febrero 2010.

Tenemos todas las condiciones para la revelación

FilePregunta: ¿Qué significa anularse durante el Congreso del Zóhar para que la Luz Superior se revele?

Respuesta
: Significa que anulo mi egoísmo en relación al deseo común para estar unidos y hacerlo con el propósito de revelar a la Fuerza Superior, la fuerza de otorgamiento y amor mutuo dentro de nosotros. Es la fuerza común de la naturaleza, El Creador (Bore), es decir, “Ven y ve”. Con mayor precisión, significa llegar a la anulación de tu ego, en el nivel inanimado de la santidad y entonces verás y sentirás la Luz que te llena. Es posible lograrlo.

Será suficiente sencillamente querer conectarse, incluso sin una verdadera intención de otorgar, aún. Uno debe desear elevarse por encima de su ego para conectarse con los demás y revelar al Creador. Esto requiere una conexión según el método de la Cabalá, en lugar de una unidad egoísta entre varias personas.

Entonces la Luz Superior nos conectará y nos llenará. Ese es el significado del verso, “Israel, la Torá y el Creador se unen como uno”. “Israel” significa todo aquel que quiere anular su ego para conectarse a los demás. Es posible lograrlo mediante la fuerza de la Luz que se llama, Torá, para revelar la Luz Superior, la cual es llamada, El Creador. Tenemos todas las condiciones para ello.

La serpiente es el ángel que ayuda

Laitman_20091119_9494_thumbEl Zóhar, Tazria, Punto 95) Esto es cuando el pecador le da fuerza a Sitra Ajra, (la inclinación al mal) para extender de la izquierda, desde arriba hacia abajo, (es decir, egoístamente) tal como hizo Caín. Entonces la serpiente, llamada “pecado” que acecha a la puerta de Maljut, deja al descubierto el primer punto, el cual está oculto en Maljut y todas las luces parten desde la raíz del alma de la persona pecadora…

Una persona empieza su corrección desde el punto crítico más bajo, cuando la serpiente y Maljut, que no puede recibir ninguna Luz, se revelan. Esta serpiente tiene una misión muy importante. Por eso es que “el pecado que acecha a la puerta”, está escrito en un buen sentido y no en uno malo.

El Creador preparó una serpiente para ayudarnos a entrar al mundo espiritual. La serpiente provoca que hagamos la revelación más básica: que somos incapaces de recibir la Luz dentro de nuestros deseos egoístas. Ni siquiera lo intentes; estarás golpeándote la cabeza contra un muro y nunca lo lograrás. Deja tus deseos egoístas porque nunca podrás hacer nada con ellos. Tienes que elevarte por encima de ellos para “brincar” por encima de este mundo. Esto es lo que la serpiente está explicando a una persona.

La serpiente llega como un ángel que nos envía el Creador para empujarnos hacia la corrección. Sin embargo, debemos agradecerle a la serpiente su ayuda.

Esta serpiente es como una medicina, pues en efecto, no es una coincidencia que la serpiente sea el símbolo de la medicina y el veneno sea la base de toda medicación. El Creador nos guía para emplear las mordidas de las dos serpientes hasta que de pronto podamos sentir la naturaleza que está por encima de la nuestra. Entonces entendemos que tenemos que elevarnos por encima de estas dos serpientes, y encontraremos al Único que las gobierna.

La garantía mutua

FilePregunta: ¿Qué consejo nos puede dar ahora antes de este significativo evento que es el Congreso del Zóhar para que todos nuestros pensamientos e intenciones sean como un delgado rayo de Luz concentrado en la misma cosa?

Respuesta: Tenemos que estar muertos de miedo que una persona pierda la intención y haga un hoyo en el barco colectivo. A todos nos debería preocupar esto. Necesitamos la garantía mutua.

Las verdaderas causas de lo que ocurre

laitman_38La Cabalá dice que el ser humano es una parte integral de la Naturaleza, que lo pone en marcha y lo dirige totalmente. En el marco de nuestro mundo, no es necesario seguir los pasos del hombre como una causa de lo que sucede, sino sólo como la consecuencia de las fuerzas que lo dirigen.

El único libre albedrío se encuentra en la elevación espiritual, en la adquisición del atributo de otorgamiento y amor, en la semejanza al Creador. Todo lo que hacemos según la metodología de la Cabalá, es atraer hacia nosotros la influencia de la Fuerza Superior, que se denomina “La luz Circundante”. Es decir, no con nuestras propias fuerzas, sino con la fuerza del Creador, con Su Luz.

En los sucesos de la historia podemos ver cómo la Naturaleza dirige al ser humano y a la sociedad, por medio de los cambios de las condiciones que nos rodean. Un ejemplo sería que durante el período glacial que duró de los años 1650 a 1720, toda Europa estaba paralizada por el hielo a causa de la baja actividad solar, y ocurrieron revoluciones y motines en todo ese continente. El mismo fenómeno se observó en muchas partes del mundo.

Sólo la aspiración del hombre a transformarse, puede despertar las fuerzas en la Naturaleza que provocarán, en el nivel terrenal, las condiciones necesarias para nuestro cambio y el cambio de la sociedad.

Por eso, solamente nuestro desarrollo interno y la difusión de la metodología de la corrección, llevarán a la sociedad comprender su incapacidad de mejorarse por su propia cuenta, sin la acción de la fuerza de la Naturaleza, del Creador, de la Luz Circundante.

La “matriz” espiritual

laitman_2009-11-29_9923_wPregunta: ¿Por qué siempre ha existido una actitud respetuosa hacia el Zohar y éste ha unido alrededor suyo la gente?

Respuesta: Nos encontramos en una realidad infinita, unidos unos con los otros. El libro del Zohar no es simplemente un libro que cualquiera puede escoger de la estantería y empezar a leer.

El Zohar es un instrumento que permite influir al sistema espiritual. Como si pulsáramos unos botones, y el sistema reaccionara.

Lo activamos, incluso sin entender que hacemos, recibiendo el acceso a alguna región hipersensible con unos sensores internos.

Porque este no es un libro, sino un sistema entero. Cuando lo leemos y de algún modo conectamos con él, nos activamos respecto al sistema y el sistema respecto a nosotros.

Esto no significa poner en marcha algún programa del computador, sino que entrar dentro de él, como en alguna “matriz” espiritual. Al tiempo que conectas con el libro, entras dentro de ella. Tenemos que comprender esto y ser conscientes de la gran oportunidad y especial responsabilidad que significa.

Esperemos poder activar este sistema y, hasta cuanto dependa de nosotros, unas almas pequeñas, ponerlo en marcha para que nos influya y descubra la unidad.

Esta unidad existe ya ahora, pero queremos que el Zohar la descubra, que quite la primera capa exterior de nuestro egoísmo y descubra nuestra unidad en el grado más pequeño: el primer escalón espiritual.

Esto será ya el descubrimiento. Entonces, ¡vamos a estudiar este libro y esperar que esto suceda!

(Extracto de la clase final antes del Congreso “Zohar 2010″, correspondiente al 18 de febrero 2010)

Material Relacionado:

Entramos a la espiritualidad como a través del cuello de la botella

Cuidado alejate de los cocodrilos hambrientos

Merecer el nacimiento espiritual

laitman_2009-05-28_0097_wPregunta: ¿Es cierto que si conseguimos anular en el congreso nuestros deseos egoístas respecto al deseo común, podremos alcanzar el primer escalón en el que nace la espiritualidad, llamado el embrión espiritual?

Respuesta: Si, esto será posible para todos los participantes del congreso. Incluso para los que llegaron como por casualidad y sin estudiar con nosotros durante meses o años. Ellos también podrán descubrir con nosotros la espiritualidad.

La personas, que quieren salir de su egoísmo y unirse alrededor del monte Sinaí (el monte del odio) como un hombre con un solo corazón, entienden que están bajo el dominio de su naturaleza egoísta (el odio hacia los demás y amor a sí mismo) y que alcanzar el amor al prójimo es una tarea tan difícil como subir a este monte del odio.

¡Pero si lo desean, lo recibirán! ¿En qué creen que fueron tan especiales las personas que salieron del Egipto: los hombres, las mujeres, los viejos, los niños y toda la masa de los extranjeros quienes se unieron a ellos?

Seiscientos mil hombres que recibieron la Torá son solamente la quinta parte de la cantidad total de la gente que estuvo reunida bajo el monte, o sea un escalón de los cinco: shoresh-alef-bet-guimel-dalet.

Pero si alcanzamos la unión en este escalón, en el deseo más pequeño del nivel cero, y 600.000 hombres de los 3 millones se unen, esto será suficiente.

Recibimos el medio que se llama Torá y con él empezamos a andar. Ya podemos trabajar con nuestro egoísmo y subir con su ayuda.

A esto se le llama el trabajo en el desierto, y ya podremos elevar el MAN y cumplir todas las acciones necesarias.

Lo importante es pasar este nacimiento espiritual que se llama la salida del Egipto. Pienso que podemos conseguirlo si queremos. Tenemos para ello todas las condiciones y posibilidades.

De arriba está todo abierto para nosotros. Lo digo con total seriedad. Aquellos quienes se unan a esta acción y deseen estar con nosotros con el corazón y el alma, pueden ser merecedores del descubrimiento, la corrección y la salida del exilio.

(Extracto de la clase final antes del Congreso “Zohar 2010″, correspondiente al 18 de febrero 2010)

Material relacionado:

Quieres convertirte en embrión espiritual

Tenemos todas las condiciones

El ataque


Cambiar de vía: hacía la contemplación externa

img_5658_100Pregunta: ¿Realizando nuestros deseos al nivel de las impresiones, estamos obligando a la materia a ser más benevolente?

Respuesta: Todos nosotros estamos creados del material que se denomina “el deseo de deleitarse”.

Bajo la influencia de la luz, este deseo ha alcanzado su peor estado: goza sólo para recibir y sólo se tiene en cuenta a sí mismo, es egocéntrico y sólo siente lo que ocurre dentro de sí mismo. Este “cortocircuito” crea en él la imagen de este mundo.

Al corregir nuestro deseo, sentiremos la realidad que esta fuera de él. Lo que siento fuera de mi deseo, en otros deseos, se denomina lo superior, el mundo espiritual. Allí vivimos una vida eterna.

Toda la corrección consiste en que sintamos nuestra existencia no adentro, sino que afuera. Y la dificultad es sólo psicológica.

Porque por fin deseamos gozar, procurando hacer algo bueno. Y realmente logramos el bien infinito, pero sólo con la condición de que salgamos de nosotros mismos.

Al salir fuera, empiezo a relacionarme con el material de la creación –con el deseo de deleitarme– como a mí mismo, porque todo este deseo es mío. Entonces él se hace benevolente.

(Extracto de la lección sobre el artículo del libro Shamati correspondiente al 01 de enero 2010)

Material Relacionado:

Convertir un negativo en un positivo