entradas en '' categoría

La culpa, el juicio y el perdón

blame[1]Recibí tres preguntas sobre nuestra relación con los demás:

Pregunta: Todavía necesito entender, cómo es que al hombre se le puede culpar de algo si No hay nadie más aparte de Él. Todo lo determina Él, ¿entonces, cómo se pueden criticar asuntos de este mundo? Además, al intentar creer que solamente existe Él, ¿no sería perjudicial para una persona criticar todo lo que la rodea siendo que se dice que todo es un reflejo de ella misma?

Respuesta: El egoísmo fue creado para transformarse, mientras que todo lo demás fue creado para ser utilizado en su forma original.

Pregunta: ¿Si pudiéramos observar sin juzgar y viviéramos cada momento dentro del amor y la comprensión, dejaría de existir el sufrimiento en el mundo?

Respuesta: No, no es suficiente. Tenemos que agregar la semejanza a la Fuerza Superior, porque solamente así alcanzaremos el verdadero amor en lugar de un amor imaginario. Solamente de esta forma dejarán de existir los problemas.

Pregunta: En todo lo que leído de su obra acerca de la Cabalá, nunca he escuchado una disertación sobre el perdón a otro ser humano. Yo dirijo un grupo de apoyo judío y nos hemos estado enfocando en el perdón. Siento que esto es muy importante para la salud espiritual. Me gustaría saber lo que usted piensa.

Respuesta: Cuando una persona se halla por encima de este mundo, no es necesario perdonar a nadie debido a que no toman en cuenta los resentimientos.

Material Relacionado:

La alegría es el signo inequívoco del otorgamiento

¿Qué es el pecado en la cabalá?

El mérito de contemplar el Zóhar

zohar100x65_preview_thumb1[1]El mérito de contemplar las palabras en El Libro del Zóhar y las palabras de la sabiduría de la verdad (Cabalá) es inconmensurable e inestimable. Incluso si alguien aún no ha podido entender al corazón del asunto… los portones de la Luz y las puertas de la sabiduría aparecerán a todo aquel que camine en el camino… cuya alma anhele intensamente acercarse al Palacio del Rey. Por esto, bendito aquel que por su propia voluntad se esfuerza en la sabiduría, no fuese más que una hora al día. El Creador agrega un acto al pensamiento correcto y se le mirará como ubicado, siempre y cada día, en la Corte del Señor y Su Morada  

Rav Raiah Kook, Quien ama a Israel con santidad, 232

Escribo solamente para evocar los corazones de los discípulos de los sabios para que se esfuercen en el estudio de la interioridad de la Torá y estudien el Sagrado Zóhar con tanta diligencia como la Mishna y la Gemara. Sin embargo, no todos ellos están preparados para eso debido a la naturaleza de sus almas. Por lo que, uno que no es capaz, y cuyo corazón esté muy interesado en aprender,  ciertamente deberá prolongar su ocurrencia en la Mishna y la Gemara. Pero quien sea capaz de profundizar en la sabiduría de la Cabalá, deberá dedicar una gran parte de su estudio a conocer a su Creador.

Rav Raiah Kook, Cartas, Vol. 1, 41-42

Lección diaria de Cabalá del 21 de febrero 2010

El Libro del Zóhar, Capítulo Bejaalotja, Punto 95

Descargar: WMV Video|MP3 Audio

Incluso la estrella más distante es importante

HowtoKeepEffectiveVirtualConnections_thumb[1]Una persona que conscientemente busca la espiritualidad está influida por  leyes diferentes de desarrollo a las de cualquier persona que marcha por el camino regular. Es parecido a la diferencia que existe entre la física clásica, que trata con objetos materiales de gran tamaño, y la física cuántica, que estudia las partículas elementales. La diferencia ente ellas es como la diferencia entre la luz y la oscuridad. La física regular habla sobre la materia, mientras que la física cuántica habla sobre la luz, porque una partícula cuántica es una partícula de luz. En otras palabras es un nivel diferente de la naturaleza, aunque de todas formas se encuentre dentro de las fronteras de nuestro mundo y difiere mucho de aquello a lo que estamos acostumbrados.

Con respecto a la espiritualidad, si las chispas de la corrección no se despiertan aún dentro de una persona, se corregirá en forma similar a toda la naturaleza: incorporándose dentro de aquellos que sí tienen la chispa espiritual, aquellos que aspiran a la espiritualidad y hacen la pregunta, ¿cuál es el propósito de mi vida? Algunos llevan a cabo el trabajo espiritual, mientras otros los ayudan ya sea apoyando u obstaculizando.  De esta forma, todos avanzan juntos.

Por eso es que la ciencia de la Cabalá debe diseminarse entre todas las personas, pues en tanto no haya llegado de alguna forma, incluso a una persona, ésta no participará en la corrección. Es lo mismo que de entrada nos parece que la humanidad no tiene relación con lo que sucede en alguna galaxia a millones de años luz de la tierra. Pero, de hecho, sencillamente no entendemos cuan dependientes somos al final de la corrección de cada gramo de materia, incluso la de alguna estrella distante, porque ésta también debe formar parte de nosotros para alcanzar cómo resultado la perfección, Maljut del Infinito.

Este principio se aplica a todos y todavía más a cada persona en este mundo, incluso aquel que lleva una existencia sencilla y no tiene ningún interés en la espiritualidad. Esta persona, sin embargo, pertenece al proceso de corrección en cualquier medida que sea capaz y por consiguiente debemos llevarle el conocimiento de la Cabalá también a él.

Me despido momentáneamente de los lectores hasta que concluya la Convención del Zóhar. Pueden ustedes seguir nuestro Congreso en www.kab.tv

Entretanto les deseo todos lo mejor hasta que nos volvamos a encontrar en este blog el 25 de febrero 2010.