5 Gramos de oro de 100 kg de mineral

laitman_2009-11-06_zohar_tv_8165_w[2]Los 10 alumnos del Rabí Shimon, que crearon el libro del Zohar, son los 10 Sefirot del alma corregida. Y por eso ellos pueden traernos el resplandor superior (Zohar), la Luz que llega de la cabeza del Arij Anpin. Ella es la Luz de la fuente más elevada, que puede llegar hasta nosotros.

Cuando intento encontrar en mí alguna cualidad de la que me habla el libro de El Zohar, tengo que comprender que, incluso en mi pequeño nivel, existen los 10 Sefirot completos, aunque ahora no los pueda distinguir en una gota de mi deseo. Es por ahora simplemente un deseo sin ninguna dirección. Pero en esta gota de semen está incluido todo lo que le pasará después: todas las cualidades y toda la vida. ¡Allí sólo falta mi esfuerzo, el cual  tengo que añadir a esta gota del semen y entonces de ella se desarrollará el hombre!

El esfuerzo llega cuando trabajo con el entorno, con el grupo, y con el libro. El entorno me da un mayor deseo hacia el propósito espiritual, y lo más importante, el deseo correcto. A veces el hombre tiene un deseo ardiente y le parece que no le hace falta el grupo, pero no entiende que su deseo no está contrastado, y no puede estar dirigido hacia la meta si no lo pasa a través del grupo.

Éste nunca será dirigido al Creador, porque el Creador se descubre en la conexión entre nosotros, entre las almas. Por eso, cualquier deseo nuestro tenemos que pasarlo por del grupo y recibir de él la fuerza para la conexión y el otorgamiento. Si simplemente ardes de deseo hacia la Cabalá y el Creador, esto no vale nada de momento. Todavía no deseas la espiritualidad. Hay que saber que la espiritualidad es otorgamiento, amor hacia el prójimo. Y esto ya no lo deseas tanto…

Por eso necesitas pasar tu gran deseo con el que llegaste, por el grupo. Y entonces verás hasta cuánto está verdaderamente dirigido a la espiritualidad. Es posible que de 100 kg del deseo, con el que estás ardiendo, te queden sólo 5 gramos. Pero estos 5 gramos estarán dirigidos hacia la meta, y con ellos verdaderamente podrás dirigirte al Creador.

Y con aquellos 100 kg simplemente arderás encontrándote en el mismo sitio, sin moverte a ninguna parte.

Por lo tanto, debemos introducir nuestra gota de semen espiritual en un entorno correcto, y recibir las fuerzas de otorgamiento y la dirección dentro del mismo, para que me moldee como una masa que ponen al horno para cocer el pan.

(Extracto de la lección sobre El libro del Zohar, correspondiente al 07 de febrero 2010)

Material Relacionado:

Despertar la iluminación de la shejina

Hablemos todos nosotros el idioma del otorgamiento y el amor

El camino hacia el infinito ya está preparado

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: