Cambiar de vía: hacía la contemplación externa

img_5658_100Pregunta: ¿Realizando nuestros deseos al nivel de las impresiones, estamos obligando a la materia a ser más benevolente?

Respuesta: Todos nosotros estamos creados del material que se denomina “el deseo de deleitarse”.

Bajo la influencia de la luz, este deseo ha alcanzado su peor estado: goza sólo para recibir y sólo se tiene en cuenta a sí mismo, es egocéntrico y sólo siente lo que ocurre dentro de sí mismo. Este “cortocircuito” crea en él la imagen de este mundo.

Al corregir nuestro deseo, sentiremos la realidad que esta fuera de él. Lo que siento fuera de mi deseo, en otros deseos, se denomina lo superior, el mundo espiritual. Allí vivimos una vida eterna.

Toda la corrección consiste en que sintamos nuestra existencia no adentro, sino que afuera. Y la dificultad es sólo psicológica.

Porque por fin deseamos gozar, procurando hacer algo bueno. Y realmente logramos el bien infinito, pero sólo con la condición de que salgamos de nosotros mismos.

Al salir fuera, empiezo a relacionarme con el material de la creación –con el deseo de deleitarme– como a mí mismo, porque todo este deseo es mío. Entonces él se hace benevolente.

(Extracto de la lección sobre el artículo del libro Shamati correspondiente al 01 de enero 2010)

Material Relacionado:

Convertir un negativo en un positivo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: