Cuando los malvados son liberados

clip_image001_thumb15[1]El Zóhar, Capítulo Miketz, Punto 85) Y en todo lugar en  que se decreta un juicio sobre Israel, dice, “carga” es como si fuese una carga sobre el Creador castigar a Israel. Esta es una carga de ambos lados, como si Él tiene la carga de si los castiga o no los castiga. Si Él no los castiga, ellos permanecerán en la impureza del pecado. Y si los castiga, Él parece que sufre por la aflicción de Israel. Por eso es que es para mal cuando está escrito “carga” con respecto a ellos.

Es imposible realizar progresos espirituales sin revelar el deseo de disfrutar. Nuestro deseo de ser llenados con placer es infinito, pero está oculto dentro de nosotros. Cuando este deseo gradualmente se revela en su forma no corregida, empezamos a experimentar problemas. Nuestro corazón se siente apesadumbrado y nuestro avance se vuelve aún más dificil. Sin embargo el proceso que pasamos es inevitable porque nuestra corrección ocurre en nuestro deseo de disfrutar. Por lo tanto, debe revelarse de esta forma.

La revelación de nuestros deseos no corregidos es una señal de que estamos listos para ser corregidos. Por eso es que nuevas capas del deseo no corregido de disfrutar son reveladas, permitiéndonos trabajar en ellos. Por esta razón debemos apreciar tanto el bien como el mal.

No hay tal cosa como “mal” sino solamente lo que se llama “la revelación del mal”. Cuando eso que previamente fue oculto se revela a nosotros en la forma de deseos “malvados” (egoístas), el proceso de corrección es posible.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: