El Majsom es la marca crítica de la vida

laitman_2008-11-13_6709[1]El Majsom es la frontera donde recibo la fuerza de otorgamiento. Precisamente esto queremos alcanzar: la unión entre nosotros, la fuerza mutua de otorgamiento. En el momento en que la consigamos, significará que hemos cruzado el Majsom.

¿Cómo imaginar nuestro Kli común (la vasija espiritual)? Digamos que cada uno de nosotros llega con su vaso de agua y lo vacía en un gran tonel. Y allí ya no es posible distinguir dónde está el tuyo, el mío, el de él. Esto se llama la unión y penetración mutua de los deseos, hasta que de este modo, todos juntos alcancemos un volumen determinado, una medida, que se llama “sea”, y en él empecemos a percibir la vida.

Hay diferencia entre un acuario y un gran cuerpo de agua. Existe un cierto límite después del cual el cuerpo de agua empieza a vivir su propia vida. En el acuario, debes mantener la vida artificialmente, dar de comer a los peces, bombear el oxígeno, limpiar. Pero si tu cuerpo de agua alcanza un determinado volumen, empieza a mantener por sí mismo su vida. Ya no tienes que abastecerle con la comida y el oxígeno; éste empieza a vivir naturalmente, por sí mismo.

Esta frontera es como una marca crítica, por debajo de la cual empieza la muerte y por encima, al revés, comienza la vida. “Sea” es esta misma frontera a la que me acerco subiendo de abajo hacia arriba, cuando ya invertí tantas fuerzas que detrás de esta línea la vida empieza a sostenerse por sí misma. Exactamente así debemos unir nuestros deseos.

Si nos esforzamos en revivir el lago muerto o el cuerpo sin conciencia, tenemos que invertir un esfuerzo adicional, tanto por la cantidad y por la cualidad, hasta que despertemos la vida en él.

(Extracto de la lección sobre El libro del Zóhar, correspondiente al 15 de febrero 2010).

Material Relacionado:

La contemplación interna

Debemos volvernos parte del sistema de la naturaleza

Un tenue rayo de luz en la oscuridad total

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta