La causa de todos los exilios

lulav_100_wpEl Zóhar, Capítulo Ki Tissa, Punto 56: Los hijos de los pecados que el pueblo de fuera cometió, es decir, la multitud mezclada, con quien participó la nación santa, pecaron en Ima, la Maljut, tal como está escrito, “Ven y fabrícanos un dios”.

La multitud mezclada (erev rav) son aquellos que usan el otorgamiento para la recepción. Por un lado cumplen la orden del Creador entregando, y por eso se llaman “los que temen el Creador”. Por otro lado todo su otorgamiento es para su propia utilidad, y por eso son llamados también “los trabajadores del Faraón”.

Erev rav” son todas las personas que están dispuestos a cumplir los preceptos y todas las exigencias del Creador, solamente para el bien para ellos, en este mundo y en el futuro.

Seguramente un dios, que les fabrique otro dios en lugar de Maljut, quien es denominada “Dios”. En lugar de esta gloria de Israel, es decir Maljut, quien estaba sobre ellos como una madre sobre sus hijos.

Israel” se llaman aquellos cuya intención es “directamente al Creador” (“yashar kel“), es decir, todo el resultado del trabajo es para el Creador y no para ellos mismos.

Y “erev rav” son aquellos que quieren y están dispuestos a trabajar, y tienen fuerzas para cumplir todo con la fidelidad del alma, pero… para recibir por eso el dinero, el respeto y el poder. Sin esto, no es posible. Justamente ellos son la causa de todos los exilios.

El problema de “erev rav” es que hacen las mismas acciones, hablan sobre las mismas cosas, desean usar la misma Fuerza Superior, el mismo deseo de gozar, pero su intención es para su propio bien. “Estoy dispuesto a cumplir todas las exigencias de la Torá, solamente para mi propio bien”.

(Extracto de la lección nocturna sobre El libro del Zohar, correspondiente al 08 de febrero 2010).

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: