La revelación sucede en medio de una gran nube de dudas.

cloud_thumb[1]Cuando unimos nuestros deseos para revelar El Zóhar, cada persona contribuye con sus propias carencias, el trabajo único de su mente y su corazón y su intento por aferrarse a las palabras con el fin de alcanzar la meta por medio de ellas. Cada persona tiene sus propias ideas acerca de lo que es la  espiritualidad y la forma en que las cualidades sobre las que leemos, Aarón, el toro, la multitud mezclada, Moisés y otros están conectadas dentro de él

Cada persona imagina estas nociones de la raíz de su alma, visualizándolas en diversas formas distorsionadas. Pero está bien que estén distorsionadas porque, “La ventaja de la Luz es revelada desde la oscuridad”. Cada persona añade su pequeño concepto erróneo propio al gran deseo común confundido.

Esto da como resultado un gran balón mezclado, como una bola de estambre compuesta de algo que es poco claro y desconocido. Consiste de todas las desilusiones, carencias y deseos, pero todo se une dentro de esta bola, pues a través de nuestra búsqueda deseamos alcanzar la unidad y revelar el Creador en nuestro interior. Como resultado, elevamos una plegaria (MAN), la cual es la suma de todas las dudas, confusiones e impresiones que sentimos mientras estudiamos El Zóhar, y El Zóhar es uno para todos nosotros.

Deseamos unir todas nuestras aspiraciones juntos, lo cual significa que estamos de pié ante el Monte Sinaí (la Montaña del odio). Sin embargo, no entendemos lo que está sucediendo. Por ello, mientras Moisés asciende a la montaña, construimos un Becerro de Oro y cometemos todas las otras transgresiones.

La Luz misma no tiene una forma. Cuando tú deseas unirte a los demás y con El Zóhar, cuando no entiendes nada y estás confundido, pero que te esfuerzas en ser parte del gran deseo común, entonces la Luz trae una impresión de estas formas. Revela la conexión correcta entre nosotros y de la estructura correcta, en la cual estas conectado con todos. Entonces empiezas a entender las cualidades que El Zóhar describe.

Estas cualidades no existen dentro de ninguno de nosotros. Yo no tengo a Aaron o al Becerro de Oro dentro de mi; esas cualidades se expresan solamente dentro de mi conexión con los otros: ya sea que estoy “por” ellos “en contra” de ellos. Ellos no pueden existir en una persona separada. La fuerza impura y la santidad que se describen significan “contra la unidad” o “a favor de ella”. Por lo tanto, la Luz Circundante que llega como respuesta a tus esfuerzos trae ya sea la unidad o la oposición a la unidad. Pero sucede de una manera clara y concisa. Todo se discierne solamente en relación a la unidad porque lo único que tenemos que corregir es la vasija rota del alma común.

Por ello, el individuo solo, no puede imaginar nada de lo que El Zóhar describe. La plegaria se eleva hacia arriba y la Luz desciende hacia abajo solamente a través de la nube común de dudas y confusión.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta