¡Doctor, déme usted ya la medicina!

32_100_wp[1]Pregunta: ¿Qué hacer si de la hora completa de la lectura del Zohar yo pensaba sólo unos segundos sobre la luz circundante que me traerá la corrección?

Respuesta: No está bien. Existe una leyenda, cuando el hombre está muriendo y llega al juzgado superior, allí le preguntan: “¿Estabas estudiando la Torá, esperabas la salvación?”. No te van a preguntar nada más, sólo esto.

La luz que retorna a la fuente se llama Torá. ¿La deseabas o no? ¿Y para que estabas enviado a este mundo? Es el único resultado de tu vida que te tendrán en cuenta.

Tú podías estudiar Cabalá y el deseo ardía en ti, pero no es tu mérito, te lo dio el Creador. El te llevó a un grupo cabalista y te dio todos los medios, ¿y que pasó después?

¿Qué has hecho en este sistema, el que trabajaba para ti? ¿Deseabas la salvación, la corrección? Tendrás que responder a esto.

Hoy hemos terminado de leer el Zohar. ¿Puedes decir si estabas dentro de lo leído? Es tarde pensar en ello durante el estudio, porque todo depende de la preparación.

Tienes que llegar preparado a la clase, ardiendo del deseo, exigencia, como si llegaras al médico y pidieras: “¡Doctor, déme usted algún remedio, o estoy perdido, así de mal me siento!”

Cuando llegas con este ánimo, mientras estudias ya esperas la salvación. Pero si llegas sin la exigencia de recibir la medicina, porque no sientes tu mal, tu egoísmo, la imposibilidad de conectar con los amigos, no buscas el amor al prójimo, tampoco durante el estudio te acordarás de ello.

Tienes que descubrir todos estos fallos, tu mal principio antes de abrir el Zohar.

¡Cuando abres el Zohar, ya es tarde para cambiar algo! Todo nuestro trabajo sucede durante la preparación, todo depende solamente de ella.

El dolor debe sentirse dentro de ti para que tú quieras acelerarlo con el Zohar, y no recordar artificialmente que se debe pedir en este momento la conexión con el prójimo.

No podrás engañar al Creador, Él lee en tu corazón y el deseo interno, que es tan profundo que ni siquiera te das cuenta que existe.

Y Él mira: responderte a él o no. Si te ayuda en tu avance espiritual y cree en ti la línea media, la luz te ayuda.

Sino, la luz te hace avanzar por el otro lado con los sufrimientos, hasta que no conectas todo de la forma correcta y no recibes la verdadera respuesta.

(Extracto de la lección sobre El libro del Zohar, correspondiente al 03 de marzo 2010.)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta