entradas en '' categoría

La dirección espiritual del grupo

laitman_2009-10_usa_0310_w[1]Pregunta: ¿Cuánto tiempo más usted dirigirá el grupo?

Respuesta: El alumno tiene que estar preparado, en cada momento, para quedarse sin el maestro; sabiendo que tendrá en qué apoyarse. Avanza aquél que, constantemente, se exige a sí mismo ser independiente.

Tienes al Creador, la metodología y el grupo. Ya tienes todo lo necesario, siempre y cuando te encuentres en el mismo nivel con los demás.

¿Pero cómo subir al siguiente escalón sin guía? Para esto es necesaria la decisión colectiva, porque el siguiente estado es una unión más fuerte entre los amigos.

Puede que no exista un líder reconocido, nombrado por el maestro anterior o que sobresaliera de alguna manera. En cualquier caso, nadie puede tomar el liderazgo por la fuerza, inteligencia o astucia.

Lo más seguro, idóneo, es cuando el grupo prosigue el camino todos juntos, cumpliendo las decisiones colectivas de su “dirección espiritual”.

En esta dirección no están las mentes brillantes ni los especialistas sobresalientes, sino la gente capaz de tomar decisiones conjuntas, comunes. Allá no hay sitio/lugar para los otros, pues les falta la sensibilidad hacia el proceso del desarrollo del grupo.

A algunos todavía les ciegan los intereses particulares. No son capaces de inclinarse ante el grupo. No se han imbuido lo suficiente del espíritu del camino. Se equivocan, porque todavía no se han incluido en la dirección común.

Es posible que estén influidos por el entorno exterior. Hay varias causas.

En la dirección espiritual debe estar la gente que no vaya a cometer errores en cuanto a la decisión colectiva. Que no dependan de la presión de alguno de ellos y, más aún, de alguien de fuera.

No sólo tienen el derecho, sino que deben echar, inmediatamente, a cada uno que vaya a entorpecer el trabajo o a afirmar su propia superioridad.

Así son las leyes espirituales y tenemos que crecer en concordancia con ellas.

(Extracto de la lección sobre Introducción al libro del Zohar, correspondiente al 02 de marzo 2010).

El suministro para el camino que aún resta

img_5652_100[1]Pregunta: ¿Puede avanzar el grupo que se queda sin el maestro?

Respuesta: Todo lo necesario está en las decenas de miles de clases que se encuentran en nuestro archivo. En cuanto más se unen, más escalones descubrirán en ellas.

Todo depende del kli, de la vasija, y no de quién la está llenando. En las clases de hace diez años descubrirán cosas nuevas dentro de otros diez (años). Todo depende del “usuario”, de su sensibilidad y su apertura.

En los mismos materiales van a descubrir nuevas  capas. Los cambios interiores les permitirán hacer descubrimientos cada vez más profundos. Gracias a la unión descubrirán, en las clases anteriores, todos los estados posteriores.

La desaparición del maestro no es un final. La vida sigue, desde arriba llega la nueva forma de dirección, y el grupo avanza. Así debe ser el proceso de crecimiento.

Seguimos el mismo principio respecto a nuestra actitud hacia el niño, según éste va creciendo. Con el tiempo, él mismo empieza a sentir la necesidad de la separación.

Durante un tiempo, al hombre le dan un maestro, pero después se lo retiran. El maestro recibe otra tarea y el alumno también. Hay que tratar este asunto como una corriente infinita de las conexiones entre los kelim.

(Extracto de la lección sobre Introducción al libro del Zohar, correspondiente al 02 de marzo 2010).

¿Cómo leer el Libro del Zóhar?

well_thumb[1]El Zóhar está estructurado de tal forma que requiere que se lea constantemente. Una persona debe leerlo durante una o dos horas, pasar por diversos estados interiores, concentrarse en cada estado que encuentra, darse cuenta de cuan distraído está o de su incapacidad de escuchar y entonces una vez más regresar al Zóhar tomando consciencia de su influencia.

Gradualmente la persona empieza a sentir que algo se va aclarando. Esta claridad llega a través de un material en apariencia árido, de diversos estados y de los esfuerzos.  Así es como funciona.

Lo más importante es no olvidar la intención. Una persona debe mirar dentro de esos deseos y propiedades de las que habla el Zóhar, y al mismo tiempo, desear estar junto con todos y sentir que todos ellos unidos son él mismo.

Realidad filtrada

HowCanWeStopBeingSlavestotheAdvertisementIndustry_thumb[1]Nuestro deseo egoísta filtra la realidad para ajustarse a su propio propósito. En efecto, vemos el mundo a través de un filtro. En otras palabras, no vemos el mundo, la naturaleza, la sociedad y las personas objetivamente en la forma que realmente son. Más bien las vemos sencillamente como le conviene a nuestro ego, ya sea que lo beneficie o que lo dañe. Por eso, de una realidad infinita, nosotros solamente percibimos una minúscula parte llamada “este mundo” porque nuestro ego no puede percibir nada más que esto.

Aprender la sabiduría de la serpiente

laitman_2009-11_8744[1]El Zóhar, Capítulo Toldot, p. 30: Jacob sabía que a Esaú le correspondía adherirse a esa Serpiente Tortuosa. Por esa razón, en todos sus actos se comportaba como otra serpiente tortuosa, opuesto a él, con inteligencia y sagacidad.

Precisamente debido al deseo de recibir  placer aprendemos a engañar: como trabajar con el mismo deseo y engañarle.

Porque el deseo de otorgar no tiene sabiduría, no tiene razón, no tiene la Luz de Jojma la Luz de la Sabiduría, él está predestinado para el deseo de recibir el placer.  Por eso precisamente la serpiente es inteligente, de ella debemos aprender la sabiduría para la línea derecha.

 Esto se define como,  “la ayuda contra él”, porque la misma serpiente enseña a la línea derecha cómo tratar con ella (con la serpiente): cómo matarla, cómo extraer de su veneno sólo la medicina y con esta medicina tratar con el deseo para el otorgamiento.

(Extracto de la lección sobre, El libro del  Zóhar correspondiente al 01 de marzo 2010.)

Material Relacionado:

La serpiente enviada para ayudarnos

Se nos recompensa de acuerdo a nuestros esfuerzos

Sí, sí vamos a sobrevivir sin el egoísmo

¿Cómo nació el ser humano a partir de la materia inanimada?

laitman_75[1]¿Para qué fueron creados los cinco mundos, los Partzufim, y las Sefirot con sus innumerables detalles?

La Luz del Mundo del Infinito debe vestirse en todo este sistema, que la debilita y la divide en multitud de escalones con diferentes combinaciones y uniones, para influir sobre el deseo de recibir, que por sí mismo es simplemente la materia del deseo y nada más.

La materia por sí misma no tiene ninguna forma. Todas sus formas son las impresiones de la Luz.

La Luz determina todo el programa del desarrollo de la materia, dividiéndola en partes y dándole diferentes formas: masculino y femenino, alto y bajo, diferentes colores y millones de cualidades. En principio, el material del deseo es completamente homogéneo, pero llega la Luz Superior y le realiza diferentes cambios, como los genes que determinan todo el desarrollo de los organismos. Así, gracias a la Luz, de la materia homogénea se forman varias partes con cualidades completamente opuestas, que se complementan las unas a las otras.

La división principal que hace la Luz en la materia, es la división en las partes masculina y femenina (positivo y negativo). Luego, estas partes de la materia ya pueden unirse entre sí, y dentro de la materia nace la vida. ¿Por qué es posible esto? Porque después de esa división dentro de la materia se realiza la semejanza con el Creador y la creación.

Con la unión de estas dos partes, masculina y femenina, ya es posible comprender qué significa el Creador y qué significa la creación. Se crea un modelo, dentro del cual el ser humano comienza a pensar sobre esto.

En su interior, el ser humano comienza a consistir de todas las partes que se encuentran en el Creador y todas las partes que tiene la creación respecto al Creador, ya que la creación es opuesta al Creador. Y entonces, a partir de estos dos sistemas que se encuentran dentro del ser humano, él comienza el trabajo sobre la tercera línea, para asemejarse al Creador por su propia y libre elección.

Todo esto crea la Luz que llega a través de los cinco mundos y que trabaja sobre la materia. En la materia inanimada no hay nada, ella no es capaz de hacer ni un movimiento en forma independiente. Desde el principio se requiere construir en ella la capacidad de reaccionar y sentir todas aquellas cualidades que se encuentran en la luz.

No comprendemos el trabajo que el Creador realiza sobre nuestra materia primaria.

La Luz –la influencia del Creador – justamente debe pasar a través de todo el sistema de los mundos, para crear la semejanza completa al Creador a partir de esta materia inútil e informe.

(Extracto de la lección sobre el Prefacio a El Libro del Zóhar, correspondiente al 1 de marzo 2010).

Material Relacionado:

Convertirse en conductor de la luz

Un rompecabezas con siete mil millones de partes

 La máquina de vapor: podemos aprender de ella el movimiento espiritual efectivo