De una ilusión a la sensación de la realidad

laitman_2009-12-23_2437_wp[1]Pregunta: ¿Cuál debe ser nuestra intención durante la lectura del libro del Zóhar: revelar la Luz entre los amigos, revelar el texto dentro de uno mismo o ambas cosas a la vez? ¿Qué es más importante?

Respuesta: No hay división entre ellas. Decimos que todo el mundo está dentro de una persona y toda la realidad que siento existe en mí.

Y aunque ahora tenga la ilusión de que veo delante de mí los amigos, el mundo que me rodea, los enemigos, los indeseables, las casas, las estrellas ,etc. En realidad, todo esto es mi deseo y por eso les siento.

En mi deseo hay esferas. Están mis esferas internas: la raíz (Shoresh), el alma (Neshama), el cuerpo (Guf). Hay una esfera más externa: la vestidura (Levush) y una esfera más externa: el palacio (Heijal).

Por eso, me siento a mí mismo en las esferas internas (la raíz, el alma, el cuerpo) y en las esferas externas (la vestidura y el palacio) percibo el mundo como si estuviese fuera de mí.

Esto es debido a que dos esferas externas se separaron de mí en la segunda restricción (Tzimtzum Bet), y se convirtieron en circundantes. Por eso, ellas me rodean.

Pero en realidad, ellas son mías, existen dentro de mí, sólo que yo las percibo como externas.

Porque mis deseos internos son: Keter, Jojma, Bina o la raíz, el alma, el cuerpo, por eso siento en ellos la Luz interna NaRaJ.

Pero en los deseos que me rodean (la vestidura y el palacio), hay un débil resplandor circundante y por eso no les presto demasiada importancia.

Dependo poco de ellos: las estrellas me dan un poco de luz, el sol también y el mundo que me rodea, pero lo más importante soy yo.

No me doy cuenta que todos mis deseos más importantes están justo fuera de mí y que en realidad todos ellos son míos, aunque tengamos la ilusión de que nos son ajenos.

Entonces, ¿dónde está el grupo, el maestro, el Creador, el libro del Zóhar, todo el mundo, mi mujer y los hijos? Todo está dentro de mis deseos.

¿Con quién me casé? Con mi deseo. ¿A quién grité? ¿De quién me reí? De mis deseos. Todo esto soy yo.

Puedes decir: ”Usted dice que estoy dentro de usted. Y yo digo que estás dentro de mí. ¿Quién tiene la razón?”. Ambos tenemos la razón.

Hasta que no nos elevemos por encima de este mundo al mundo espiritual, no podremos liberarnos de esta ilusión.

Pero si veo a todo el mundo como mi deseo, es más fácil para mí lograr la sensación de la realidad a partir de la percepción de la realidad.

(Extracto de la lección nocturna sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 22 de marzo 2010).

Material Relacionado:

El mundo espiritual es real, no es una fantasía

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: