Es difícil reconocer que eres un egoísta

laitman_2008-12-24_8202_w[1]Pregunta: ¿Por qué es tan difícil reconocer que eres un egoísta y encontrar el mal dentro de ti?

Respuesta: Como el hombre es un ser vivo, en él existe una fuerza protectora, porque él debe protegerse a si mismo, su vida, su naturaleza, su propio “yo”.

Así la piel (klipá) protege a la manzana mientras está creciendo. Si hay algún defecto en ella, la manzana se pudre, sin alcanzar su madurez. La piel debe protegerla todo el tiempo.

El ego es klipá, y hay que protegerlo mientras que dentro de él crece el deseo. Cuando el deseo se completa, se puede quitar la klipá y utilizar el deseo, comer la manzana que se encuentra dentro.

Por eso, mientras crecemos, nuestro egoísmo nos protege todo el tiempo, sin dejarnos reconocer el mal. Porque no hay suficiente de este mal. Si no fuera por klipá, estaría gritando como un niño pequeño que llora y llama a su madre por cualquier tontería que le sucede.

Por eso, nuestro ego nos encierra dentro, hace de nosotros “un corazón de piedra”, para que no deseáramos pedir: “¡Yo soy hombre y no voy a pedirte! ¡Soy terco, y Tú vas a hacer lo que yo quiero!”

Nosotros somos contrarios al Creador y luchamos con Él por el poder, como decía el Faraón: “¡¿Quien es el Creador para que escuchara Su voz?!”.

Deseamos que el Creador cumpla todo lo que deseo. Me dirijo a Él no con la plegaria, sino con la exigencia. La exigencia debe existir, pero proceder del ego completo, “de la inclinación al mal”. Esto requiere  tiempo, y al hombre le es muy difícil estar de acuerdo en que es un egoísta.

Pero, a continuación, bajo influencia de la luz, llega tal estado que el hombre se rompe. Esto se llama “las puertas de las lagrimas”, cuando el hombre siente que no tiene nada y está dispuesto a todo.

“¡Haz lo que sea! ¡Que no reciba nada, y que no tenga nada, que no sea yo mismo! ¡Borra todo, sólo sácame de este estado! ¡No soy capaz de aguantarlo porque soy opuesto al otorgamiento!

Es el punto de la crisis interna que tiene que descubrirse en el hombre.

 (Extracto de la lección sobre El libro del Zohar, correspondiente al 03 de marzo 2010.)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta