entradas en '' categoría

Sobre la herencia de la tierra de Israel: el deseo de lo espiritual

laitman_2010-03-12_9583[1]“No volverá el pueblo de Israel a su tierra antes que se una por completo”.

El pueblo de Israel” es aquel grupo de escogidos que una vez Abraham organizó de entre los habitantes de Babilonia.

Él quería corregir a todo el mundo, pero sólo podía juntar a unos miles de personas.

Pero la Torá no nos habla sobre los acontecimientos históricos, sino sobre los estados internos por los que pasa el ser humano.

La cualidad Abraham en nosotros toma una parte de nuestros deseos y los lleva a la corrección parcial y posteriormente al rompimiento (a la caída del Templo, es decir, la caída desde el nivel espiritual al exilio).

Los exilios son necesarios para que los deseos que estaban en lo espiritual (Israel) se mezclen con otros deseos que no pasaron por el ascenso espiritual y el rompimiento (es decir “los pueblos del mundo”).

Y después de la mezcla, de la incorporación mutua, todos ellos están preparados para las correcciones, es decir, que en cada uno hay una parte que estaba en lo espiritual y una parte que no.

Los que han pasado por el ascenso y el rompimiento y  tienen los Reshimot (los datos del estado anterior), deben ser los primeros en corregirse. Y después se despertarán  los demás.

Cada uno debe entender que Israel en él son los deseos que aspiran al Creador. Estos deseos no alcanzarán su tierra (Aretz) —el deseo (Ratzon) corregido “directo al Creador” (Isra-El), en que se revelará el Creador—, hasta que todos se unan entre ellos para ser como “un hombre con un corazón”.

Es la condición sobre la que hablan los cabalistas. Debemos realizarla en una pequeña parte de nuestra alma (dentro de cada uno de nosotros), en una parte más grande (entre todos los grupos cabalísticos del mundo) o en una parte todavía más grande (entre toda la humanidad).

Y esta condición necesaria empieza a realizarse, empezando por el nivel más material.

(Extracto de la lección según el artículo Herencia de la Tierra de Baal HaSulam, correspondiente al 06 de abril 2010).

El Día de Independencia: la independencia del egoísmo

laitman_2009-05-xx_ny_4848[1]Pregunta: Si la persona tiene todo lo que necesita en la vida —un buen trabajo, una buena familia, etc. — y no necesita la Cabalá ¿cómo llegará a lo espiritual?

Respuesta: Significa que su tiempo no ha llegado. Difundimos el conocimiento de la Cabalá a todos. Lo usará aquel que lo requiera.

Para tener una aspiración hacia lo espiritual, los sufrimientos terrenales no son necesarios en absoluto. La persona revela lo espiritual sólo bajo la condición de que es la única cosa que le falta.

En hebreo las palabras “exilio” y “liberación” se distinguen sólo por la letra “aleph” que representa al Señor del Mundo. Es decir, al hombre sólo le falta el Creador.

En este mundo el hombre puede tener posibilidades ilimitadas. Esto no se relaciona en absoluto con el deseo de revelar al Creador.

Este deseo es más alto que el mundo material y no depende de mi bienestar (o de su falta) en este mundo.

Por ejemplo, personalmente nunca he tenido problemas materiales, pero la necesidad de revelar lo espiritual me molestaba tanto como si yo no tuviera nada en esta vida.

Está dicho que en Egipto los judíos construyeron ciudades hermosas: Pitón y Ramsés. En el plan material ellos tenían todo lo necesario ¡pero no había con que vivificar sus almas!

Por eso le reclamaron por ese trabajo, ya que no podían alcanzar lo espiritual.

El instrumento del descubrimiento espiritual es sólo la necesidad de descubrir el Creador, para que me gobierne la propiedad del otorgamiento.

Si la única cosa que le falta al hombre es hacerse otorgante para todos, significa que él está preparado para la liberación espiritual.

La liberación se produce cuando pueda no pensar en mi mismo sino en otorgar a los demás.

Nos acercamos a la fiesta del Día de la Independencia y tenemos que saberlo. Ya que la independencia puede ser sólo de nuestro egoísmo.

“El pueblo libre en su país” es la libertad del deseo egoísta, en el que dominará la propiedad del otorgamiento ¡Entonces, estaremos libres!

(Extracto de la lección según el artículo Herencia de la Tierra de Baal HaSulam, correspondiente al 06 de abril 2010).

Llegó el tiempo de actuar

laitman_1373_wp[1]Últimamente, con la manifestación de la crisis global, se siente más y más la necesidad de la creación de un sistema correcto de funcionamiento universal.

Como dice Baal HaSulam, debemos transformar nuestra sociedad según las nuevas condiciones que nos exige la Naturaleza.

La crisis nos revela la necesidad de hacernos semejante a la Naturaleza, a través de la interconexión global.

Me parece factible establecer poco a poco tales relaciones de otorgamiento y de amor (en semejanza a la Naturaleza) en el espacio virtual, en el que todo el mundo puede sentirse conectado entre sí.

De todos los medios de la comunicación, solamente Internet —y no la televisión, los periódicos o los libros— puede cumplir con este propósito.

Sólo la red de Internet puede ser compatible con las siguientes exigencias: difusión y unión, creación de un sistema global de la educación de niños y adultos y conexión global para la formación de la fuerza general de la unidad. Si nos sentimos uno al otro a través de líneas de comunicación, estableceremos también la conexión espiritual.

(Extracto de la lección sobre la red social, correspondiente al 04 de abril 2010).

El sistema del Creador y la creación

laitman_2008-11-14_7127[1]Lo espiritual es la cualidad de otorgamiento que se revela en la conexión entre las almas. Sólo sobre esto escriben los cabalistas y aparte de esto no hay nada. ¡No existe otra realidad!

Estamos en el universo y el otorgamiento llena todo el espacio entre nosotros. Todo este sistema, junto con sus conexiones internas, se denomina  el “Creador”.

Y cada uno de nosotros que desea mantener este sistema y cumplir sus leyes se denomina la “creación”.

¡Ahora no somos las criaturas y no correspondemos al sistema del Creador! Porque la creación es la que desea estar en conexión con los otros.

El Creador quiere realizar este sistema de la misma manera como éste existe por parte de la Naturaleza, es decir, en forma oculta de mí.

Ya estoy dentro de este sistema. Sin entender y sin darme cuenta, cumplo todas sus leyes al 100%.

Y ahora estoy en el estado final de la corrección “1” (es decir, antes del descenso a nuestro mundo).

Todo funciona de una forma absoluta, y funciona de esta forma mediante el Creador.

Hemos perdido la comprensión de este estado y debemos recuperar ahora nuestro sentido: desear regresar a este estado y revelar dónde realmente estamos y cómo actuamos.

El regreso de este sistema al estado anterior depende de nuestro deseo, de nuestra preparación, de nuestros esfuerzos.

Entonces, revelaremos el mismo estado donde ya estamos, pero debido a su comprensión, lo sentiremos como estado “3”.

Este estado nos parecerá claro, profundo y totalmente perfecto: “613 veces” más grande que el estado inicial.

Sólo debemos entender correctamente el sistema y nosotros en él, para empezar a trabajar: revelar nuestro estado verdadero, nuestra vida real.

(Extracto de la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 02 de abril 2010).

6 mil años o cómo acelerar el tiempo

laitman_2009-07_0211[1]Pregunta: ¿Por qué se dice que la corrección ocurre durante 6 mil años si en lo espiritual no hay tiempo?

Respuesta: Baal HaSulam explica lo que representan los 6 mil años en el artículo Un discurso para la finalización del Zóhar, en Introducción al Zóhar y en otros artículos.

6 mil años son VaK de Zeir Anpin, que tienen que realizarse respecto de Maljut.

Cuando Maljut —siendo la séptima Sefira—, revela dentro de sí todas estas seis propiedades llamadas “6 mil años”, esto se llama “el séptimo día”, “el sábado”, “el séptimo milenio”. Entonces se llena solamente para el otorgamiento.

El año (Shana) proviene de la palabra “cambiarse” (Shone). Debemos pasar todos estos escalones uno por otro. Por un lado no se trata de los años de nuestro mundo.

Si no aceleramos el tiempo, la sensación del tiempo en nuestro mundo estará conforme a la conexión entre la rama y la raíz y, entonces, el proceso de la corrección terminará justamente en 6 mil años.

Pero por nuestros esfuerzos podemos cambiar la duración de los 6 mil años, su esencia, reducirlos, comprimirlos. En cualquier caso esto siempre se llamará “6 mil años”.

No recortas los escalones. Pero el proceso será más rápido según el tiempo terrestre.

(Extracto de la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 04 de abril 2010).

Material Relacionado:

Israel a la víspera de un terremoto económico

Un trozo de pan de reserva para el futuro

No parpadee o se perderá el fin del mundo

“¡Escucha, Israel!”

vdochnovenie_100_wp[1]El “día” no es cuando hay luz del sol, sino cuando al hombre se le revela la Luz espiritual. Esto puede suceder una vez durante varios meses, o una vez durante la vida, o cada segundo.

Y cada vez que el hombre llega a la revelación, ésta debe ser plena y absoluta. Por eso, el hombre debe decir: “¡Escucha, Israel: el Creador es nuestro Dios, el Creador es Uno!”

Esto significa que él  logró “Uno”, es decir,  la percepción de la Una Única Fuerza de la Naturaleza.

“Escucha” significa el peldaño de Bina (el oído, la oreja). “Isra-El” significa uno que aspira “directo al Creador”. Maljut, que asciende a ZA y junto con él asciende a Bina, es “el Creador es nuestro Dios, el Creador es Uno”, es decir, que todo se une en Bina en un todo único.

Las almas que se unieron en Maljut, se unen con ZA, después con Bina, y todos juntos se adhieren en la palabra “Uno”.

La palabra “Uno” resume todas las correcciones que hizo el hombre llegando a la conclusión “Él y su revelación es uno” (Hu ve shmo ejad). Por eso, el rezo “¡Escucha, Israel: el Creador es nuestro Dios, el Creador es Uno!” es una señal de la corrección del peldaño y del llenado.

De este modo, debemos revelar nuestro estado en cada peldaño, cada “día”.  “Decir” significa no simplemente revelar, sino también poder expresar lo revelado.

(Extracto de la preparación a la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 04 de abril 2010).

Material Relacionado:

Prepararse a la llegada del día

Cómo convertir la noche en día

La oscuridad es el reverso de la luz