600 mil luces entre nosotros

laitman_2010-03-10_5477[1]Todo lo que leemos en el libro del Zóhar se revela en la conexión entre nosotros.

Porque el Zóhar habla sobre la conexión entre las almas y no sólo sobre el alma en si misma. El alma es simplemente un deseo y en él no hay nada más.

La particularidad del alma reside en que puede hallar la pantalla y la Luz Reflejada y con su ayuda unirse con otras almas en un todo único. La Luz (el Creador) se revela en este deseo mutuo unirse por encima del egoísmo

Por eso intentamos imaginar que ya tenemos la pantalla (contra nuestro egoísmo) y la Luz Reflejada (la aspiración de unirnos en un todo único). Por encima del monte Sinaí (monte del odio) nos unimos con nuestras aspiraciones (Moshé en cada uno de nosotros).

Cada uno de nosotros es una pequeña vasija espiritual (Kli), un deseo egoísta que con ayuda de la pantalla y la Luz Reflejada se manifiesta a sí misma como alguien que desea otorgar a los demás. Gracias a esto todas las almas particulares se unen en un alma única.

El deseo egoísta es nuestra naturaleza. Cuando por encima de él creamos una pantalla y la Luz  Reflejada, el deseo se convierte en un alma, es decir, en un deseo semejante al Creador.

ZOHAR

Entonces en nuestra Luz Reflejada común revelamos al Creador. Porque la Luz Reflejada de cada Kli es la Luz de Jassadim y en este campo común de la Luz de Jassadim puede revelarse la Luz de Jojmá.

Si nuestra Luz Reflejada común alcanza una potencia suficientemente alta, que se denomina “seis cientos mil”, entonces en ella se revela el Creador, la Torá, La Luz Superior, la Luz de sabiduría (Luz de Jojmá).

(Extracto de la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 14 de abril 2010).

Material Relacionado:

Qué nos cuenta el zóhar

Antes de la lectura del libro del zóhar

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: