Contar sobre la salida de Egipto es un mandamiento

dumy_100_wpEl Zóhar, capítulo Bo, punto 179: El mandamiento que sigue trata de la alabanza del éxodo de Egipto, que es mandatario para el hombre, por siempre.

Cada hombre que cuenta la historia del éxodo de Egipto y se deleita con esa historia, se regocijará con la Divinidad (que es el regocijo en todas las direcciones) en el próximo mundo.

Éste es un hombre que se deleita con su amo, y el Creador se deleita con ésta su historia.

El mandamiento es la orden del Creador, una ley de la Naturaleza, una obligación del ser humano.

El Creador es la Naturaleza. En la Naturaleza está establecido que, después de nuestra salida del egoísmo hacia la cualidad del otorgamiento, debemos “contar” sobre la salida de Egipto. Contar significa comprobar, conocer, entender, investigar, percibir en toda su profundidad la Luz que influía sobre nosotros, los procesos que nuestro deseo de recibir placer ha pasado, y cómo hemos participado en la acción de la Luz: inconscientemente, automáticamente o independientemente.

Sin el entendimiento, en toda su profundidad, del proceso que nos ha sucedido, no podemos llegar a la percepción del Creador.

Es imposible saltar de un estado no corregido a uno corregido. Hasta que no entendamos a la creación, no entenderemos al Creador y nos haremos semejantes a Él.

Desde mí mismo (corrigiéndome a mí mismo) le percibo a Él (dentro de mí, Bore = Bo-Re, alcanzo y percibo en mi movimiento interior, en mi cambio).

En nuestro punto negro de la creación, creado “de nada”, debemos repetir todas las acciones de la Luz para que esto nos llene, pero ha de llenarnos en la percepción, en el conocimiento, en la sensación.

Por eso, se nos ha dado esta orden: percibir, hasta lo más profundo, todo el proceso que tiene lugar en el deseo egoísta hasta alcanzar el otorgamiento, es decir, “contar” sobre la salida de Egipto.

(Extracto de la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 01 de abril 2010)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta