Sobre las olas de la percepción espiritual

process_poshel_100_wpPregunta: ¿Qué nos aporta el conocimiento si, un instante después de haber leído el libro del Zóhar, no recordamos nada?

Respuesta: El conocimiento no nos aporta nada. Es verdad. Hoy sé algo y mañana ya lo he olvidado.

¿Por qué olvido? Si mis deseos (Kelim) cambian, mañana no recordaré en mis nuevos deseos lo que sabía antes, porque no estoy en los deseos anteriores.

Sólo a través de la sensación puedo transmitir el conocimiento de escalón a escalón. En nuestros estados existe un proceso ondulatorio: conocimiento – sensación – conocimiento – sensación.

Supongamos que ahora he corregido mis deseos en un nivel. Según este nivel de corrección de los deseos, recibo un conocimiento, la sensación de la realidad, la comprensión de dónde estoy, en qué espacio, en qué escalón, en qué mundo.

Llega un deseo nuevo. El escalón anterior desaparece. Me hundo en la oscuridad. ¿Qué me queda?
Todos sabemos que, si llega la sensación de la oscuridad, todas las sensaciones anteriores desaparecen y no puedes trabajar con ellas.

Pero, si empiezas a trabajar sobre este escalón nuevo (sobre una oscuridad nueva), llega una Luz nueva gracias a tus esfuerzos. Ésta te corrige y pasas a un estado nuevo. De esta forma puedes entender más profundamente tu conocimiento anterior, sobre la base de un conocimiento nuevo, más elevado.

Por eso, nunca tengas en cuenta el conocimiento. Siempre existirá y entrará en el deseo corregido. Lo más importante es la corrección del deseo. ¡Lo que vaya a revelarse en él no importa, no hay que preocuparse por esto!

Por eso, quienes estudian de manera correcta, salen de la lección sin recordar casi nada. Les queda sólo una impresión general. Esta impresión no se capta con los órganos del entendimiento, sino con los de la sensación. No se graba en la memoria del conocimiento, sino en la de las sensaciones.

No desprecio en absoluto la mente, valoro mucho el conocimiento, los estudios serios. Pero si uno estudia desde el punto en el corazón, entonces no recuerda y no entiende lo que estudia hasta que sus sensaciones se desarrollan y empieza a entender a través de ellas: entender “qué siento”.

Resulta que desaparece lo que estudiamos durante años, no se ven los “resultados de los estudios”. Dichos resultados deben reflejarse no en el conocimiento, sino en la corrección de las cualidades de una persona, con ayuda de la Luz Or Makif, es decir, en sus cualidades.

Uno estudia en la universidad durante 4 ó 6 años. Termina como especialista en alguna materia. Después de unos cuantos años, escribe un doctorado…

¿Dónde queda el conocimiento de una persona que estudia la Cabalá durante 10 años? ¿Qué ha adquirido? Parece que nada porque la persona nace de nuevo cada día, en unas cualidades nuevas, hasta que logra la revelación.

Y cuando la logra, se graba en su escalón y, en los estados de subida, la persona posee realmente el material y el conocimiento. Pero en las caídas está en la oscuridad. Y sólo la experiencia la mantiene.

Hay que entender que los estados cambian mucho hasta la corrección final y que debemos tomar en cuenta sólo el nivel de la corrección. Pero el conocimiento siempre acompañará a la persona.

(Extracto de la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 14 de abril 2010).

Material relacionado:

De las lecciones del Libro del Zohar, 14.04.2010
Que cada día sea nuevo para ti
La manera de llegar al Palacio del Rey

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta