Y fue tarde y fue mañana: día uno

v_okno_100_wp[1]La revelación de la Luz en lo espiritual se denomina “día”. Por eso, después de la “mañana” hay “medio día” y el rezo diurno.

El deseo de recibir placer crece en el hombre y él siente cómo pasan diferentes estados: cambian “horas del día” hasta que este nuevo deseo egoísta aumenta tanto que la Luz empieza a reducirse y llega la puesta del sol.

En el hombre ya no hay suficiente Luz de Jassadim para retener la Luz de Jojma. Su deseo de disfrutar aumentó sin recibir las correcciones.

Al fin llega la noche, cuando él ya no puede distinguir dónde está el deseo de recibir y dónde está el deseo de otorgar, dónde está la Luz y dónde la oscuridad: todo se mezcla…

Entra en el estado “acostado”, cuando Rosh-Toj-Sof (la cabeza, el cuerpo y  las extremidades de su alma) de su Partzuf espiritual están en el mismo nivel. Él no hace ningún cálculo: no tiene fuerzas para eso.

Lo único que puede hacer es protegerse en el nivel “inanimado” y por eso “va a dormir”: es un estado muy parecido a la muerte.

Y en este estado por la noche, otra vez logra “la unidad” (la conexión entre las almas y su unión con el Creador), para que la Luz Superior le mantenga aún durante la caída.

De todo esto debemos sacar conclusiones sobre cómo prepararnos en la oscuridad, durante esta etapa preparatoria, cuando aún no estamos en los peldaños espirituales. Para eso, se requiere conectarnos con el grupo, con los libros, con los estudios, crear al máximo las conexiones, “apoyos”. Cuando hagamos esta corrección, la noche terminará y otra vez llegará el “día”.

(Extracto de la preparación a la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 04 de abril 2010).

Material Relacionado:

El libro del zohar – capítulo “quién ha creado estos, de eliyahu”

Prepararse a la llegada del día

La oscuridad es el reverso de la Luz

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: