¿Quién eres tú: el pobre o el rico?

laitman_2009-11_8715[1]El Zóhar, capítulo Vaikrá, punto 129:… La ofrenda del pobre es la más ligera: dos tórtolas o dos pichones jóvenes. Y si no, trae harina y entonces es perdonado.

En ese momento, se manifiesta y se declara: ”Pues Él no ha despreciado ni desdeñado la miseria del pobre”, ya que ofrenda del pobre es la más encomiada.

Se trata del hombre: con que magnitud de deseo (Aviut) puede trabajar para el otorgamiento. A medida que revela el deseo de recibir placer, toma las partes más gruesas y más torpes de la izquierda, y si puede trabajar con ellas para otorgar, se denomina “el rico”.

Pero si puede tomar las partes pequeñas de su deseo —los deseos más débiles— y las sacrifica, es decir, las acerca al Creador, entonces se denomina “el pobre”. La palabra “sacrificio” (Kurbán) procede de la palabra “acercar” (Lekarév).

Según que parte del deseo de recibir placer el hombre acerca al Creador, usándola para el otorgamiento, él se denomina “el rico o “el pobre”. “El rico” otorga  más, “el pobre”  menos. Cada uno en medida de su capacidad de trabajar con el deseo para otorgar.

“El sacrificio” es el deseo que antes yo usaba para recibir placer, pero ahora lo acerco al Creador así convirtiéndolo de recepción a otorgamiento. A través del uso de este deseo nuevo me acerqué al Creador, hice un paso más en la escalera de los escalones.

(Extracto de la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 21 de mayo 2010).

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta