“Ojo por ojo y diente por diente”

laitman_2009-02-20_5900Pregunta: En la Torá hay una expresión famosa que se ha hecho muy popular en todo el mundo: “Ojo por ojo, diente por diente y herida por herida”. ¿Qué significado tiene desde el punto de vista de la Cabalá?

Respuesta: Es muy sencillo. Allí donde se produjo el rompimiento hay que hacer la corrección: en el mismo escalón, en el mismo nivel y de la misma forma.

Allí, donde el deseo fue dañado debemos corregirlo para hacerlo útil.

Debo reconocer correctamente dónde se produjo el rompimiento y corregirlo en el mismo lugar. ¿Por qué?

Porque de este modo aprendo lo que hizo el Creador y de cómo Él arregló todo de forma tan ingenua, tropezándome en cada estado para que yo le exija ayuda y aprenda de su trabajo.

Todo el trabajo de corrección se denomina “el trabajo del Creador” porque yo revelo lo que está dañado: lo tomo de la mano y lo llevo al lugar cual le pido que corrija. De antemano, me imagino como este estado debe de ser corregido, y cuando Él lo corrige, con esto lo completo porque yo lo acompaño. De tal forma estamos unidos con el Creador.

Si pudiese hacer esta corrección por mí mismo, entonces, no tendría una conexión con la Fuerza Superior. Si el Creador pudiera hacerlo sin mí, entonces, ¿quién soy yo y por qué existo? Sólo de esta manera trabajamos con Él como dos socios.

El Creador lamenta que los deseos estén rotos (Kelim) y por un lado quiere corregirlos. Pero por otro lado, en el sistema común, Él no puede hacerlo sin mi petición, sin mi demanda y sin la indicación precisa de qué y dónde hay que corregir.

Por eso Él y yo nos convertimos en verdaderos socios.

(Extracto de la lección nocturna sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 30 de abril 2010)

Material relacionado:

De la lección de la noche del Libro del Zohar, 30.04.2010

La vida continúa y está a nuestro favor

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta