entradas en '' categoría

“Ven y ve” una realidad nueva

img_8378[1]Todo nuestro problema en el avance espiritual consiste en que nos acercamos la Cabalá —y la revelación del Mundo Superior— con una teoría científica cual se viene a entender con la razón y a través de nuestros propios esfuerzos.

Pero la Cabalá nos propone una forma totalmente original de obtener estas nuevas cualidades. Y hasta que esta nueva cualidad no se aparezca en el hombre, él no sabrá qué es lo que dice la Cabalá.

Toda la Cabalá es una metodología del desarrollo en el ser humano de una nueva cualidad “el amor al prójimo” (y ella se denomina “el Creador”), de su negación total hasta su completa revelación. Nuestra mente y nuestras sensaciones iníciales, “terrenales”, no tienen ninguna relación con la revelación del Creador.

La revelación del Creador es la instauración de su cualidad dentro del ser humano. La Cabalá es la metodología de la formación de la cualidad del otorgamiento dentro de nosotros: el estado del Creador. Toda nuestra realidad consta de dos partes: las sensaciones y la razón.

El hombre crea en sí una imagen del Creador, recibe razonamientos y sensaciones nuevas que suplen a las anteriores y de este modo pasa de la percepción (sensación) de este mundo a la percepción (sensación) del Mundo Superior. 

La sensación nueva se denomina “el Creador” —Bore— que significa “Ven y ve” y que también se denomina el alma.

El más grande obstáculo para los principiantes es la incapacidad de vincular todo su desarrollo con la Luz que debe corregirnos y traernos una nueva mente y nuevas sensaciones.

Nos agarramos a las formas externas y deseamos entender el texto cabalístico con nuestra mente y nuestras sensaciones terrenales, adaptando lo espiritual a nuestra existencia material.

Pero en todo lo que está descrito en la Cabalá no hay ni una sola palabra sobre nuestro mundo. Necesitamos nuestro estado sólo para atraer con ayuda del estudio y del grupo la fuerza para atraer la Luz que retorna a la fuente, y esperar en nosotros el nacimiento de una razón y unas sensaciones nuevas. Ellas nos darán la percepción de una realidad nueva.

Y toda la lucha contra nuestra naturaleza consiste en cómo llegar a tener nuevos instrumentos de la percepción del mundo y, después, a la sensación y percepción en ellos.

(Extracto de la lección según el artículo Matan Torá (La entrega de la Torá) de Baal HaSulam, correspondiente al 04 de mayo 2010).

Material Relacionado

Luz superior

Una luz especial

Lo espiritual es la unidad de la oscuridad y la Luz

laitman_9156_1_wp[1]El Zóhar, capítulo VaEra, punto 90:…“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón”, significa con ambas inclinaciones, la inclinación al bien y la inclinación al mal, para que las malas cualidades de la inclinación al mal se vuelvan buenas,…

Entonces ciertamente no habrá diferencia entre la inclinación al bien y la inclinación al mal y ellas serán una.

En nuestro mundo no nos damos cuenta de la diferencia cualitativa entre el mal y el bien. Por eso no entendemos que estas dos cualidades establecen una a la otra y se apoyan, y no puede existir una sin la otra. 

Quisiéramos de inmediato aniquila todo el mal y dejar existir sólo el bien. Lo que en este instante consideramos como el bien.

Lo espiritual se revela sobre la diferencia entre cualidades opuestas y no en la aspiración de excluir o eliminar una de ellas.

Ambas cualidades existen para su revelación, y el mismo estado espiritual se alinea  a ambas cualidades juntas, a la Luz y a la oscuridad.

Inicialmente, no tenemos las correctas determinaciones internas y no tenemos claro que es la Luz, y que es la oscuridad.

Después de distinguirlas, clarificamos que esto es Luz y esto es oscuridad, y preferimos la Luz en lugar de la oscuridad. Entonces, tomamos toda la Luz y toda la oscuridad, y de la integridad de estas dos creamos nuestro estado espiritual.

No suprimimos ninguna de ellas, porque si anulas una, desaparece la otra. Por eso creamos la línea media entre ellas dos.

En nuestro mundo tal estructura no existe, este fenómeno, la línea media, no es conocido. Siempre intentamos erradicar los fenómenos indeseables y desagradables. Nos parece que no deberían de existir en este mundo.

Pero en lo espiritual hay lugar para todo y todo debe existir eternamente. Sólo cuando  se unan entre sí de modo correcto, habrá un lugar para su existencia juntas y no separadamente.

Por eso los pecadores y los justos, la recepción y el otorgamiento, la fe y el conocimiento, se basan uno en el otro.

Y por esto para el logro del objetivo son igualmente importantes. Como está escrito:”El hombre debe agradecer tanto al mal, como al bien”.

La corrección del mal resulta en su uso correcto, junto al bien, donde ambos, juntos e iguales participan en la revelación de su Fuente, el Creador.

La línea media, el alma, se crea de ellas dos y revela su Fuente, el Creador.

(Extracto de la lección sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 03 de abril 2010).

Material Relacionado

El alma es la unidad de la oscuridad y la luz

En la unidad de los opuestos, revelaremos al creador

Por sobre el odio hacia el amor

Leyendo el libro de la vida

laitman_2009-07-18_0920_w[1]El Creador nos diseñó con el deseo de recibir placer. El llenado que sentimos en este placer (puede ser dentro de nosotros —egoísta, o dentro de otras personas— para otorgar).  Esto es lo que se llama nuestra vida, o más correctamente “el libro de nuestra vida”,  porque todo el tiempo necesita ser renovado.

Este libro se renueva según información incluida dentro de nosotros en forma de Reshimot. Si estos se revelan por ellos mismos, de modo natural, decimos que avanzamos en la vida a su tiempo (Beito).

Pero, si nosotros mismos despertamos la fuerza que acelera la revelación de nuevos acontecimientos (Reshimo), entonces avanzamos en la vida acelerando el tiempo (Ajishena).

Si queremos progresar en este mundo o en nuestro desarrollo espiritual, apropiadamente debemos acelerar la revelación de los acontecimientos (Reshimot).

El desarrollo espiritual empieza cuando se despierta “el punto en el corazón”, el Reshimo espiritual.

Gradualmente, debido a una ayuda desde arriba, el hombre pasa del desarrollo natural de este Reshimo al modo en que empieza, por sí mismo, a acelerar el desarrollo de este Reshimo, con la ayuda de una fuerza externa, con la influencia del entorno. De este modo él pasa al camino de Ajishena, el camino de la Luz.

No revelamos un nuevo libro; ya existe e incluye en sí todo el Mundo del Infinito: un deseo que está lleno hasta el infinito con la Luz.

Pero todo depende de la velocidad con que lo “leamos”, es decir, con qué medida revelemos los Reshimo de esta realidad infinita a cual le dicen el libro.

Y yo me convierto en su autor, porque para revelarlo debo escribir este relato de la vida en mi corazón, es decir, encima de mis deseos.

El relato significa la revelación. Y para esto exijo la Luz Circundante que despierta en mí el próximo Reshimo. De esta forma, voy avanzando hacia la meta.

Por eso, todo lo veo a través de la luz que desarrolla, y no como pasos obligatorios que no dan la opción de elegir, es decir, a través de la oscuridad.

(Extracto de la preparación a la lección según el artículo del libro Shamati, correspondiente al 28 de abril 2010).