El amor no tiene límites

42_100_wp[1]Pregunta: ¿Cómo lograr que no se apague mi necesidad de otorgar?

Respuesta: La necesidad de otorgar que procede del amor nunca se apaga. Nunca podrás decir, ya basta.

Por el contrario, cuanto más otorgues, más sentirás la necesidad de seguir otorgando. De otro modo, lo que sientes no se llama amor. Cuando se ama no puedas decir ya basta. Sólo te amo hasta este límite y más allá, no será posible. Si tú piensas que tu amor tiene límites, entonces no se trata del amor.

Si no entiendes lo que te digo, ve y pregunta a tu esposa; ella te lo va a explicar. Las mujeres entienden este sentimiento gracias a su naturaleza.  El hombre quiere fijar límites a su amor, porque su raíz espiritual es la fuerza de la pantalla anti-egoísta que le dice: “Podemos llegar hasta este límite, no más, pues no estoy preparado para ir más lejos”.

Sin embargo, la mujer que quiere experimentar el amor, no entiende como sería posible ponerle límites al amor. Todo esto se encuentra en el origen de nuestra naturaleza. Pero, el placer nunca puede apagar el deseo de amar; sólo despierta un deseo más grande.

¿Al otorgar a tus hijos puedes decir: muy bien, ya no les doy más? Es posible que  no puedas dar más y te sientas limitado por las circunstancias externas, pero no puedes decidir por tu cuenta que otorgar a tus hijos tenga un límite. 

El amor cambia todos los límites y no comprendemos lo que es el amor verdadero. Pensamos que significa lo mismo que llenar nuestro estómago. Pero el amor es  llenar el deseo del otro; es la aspiración de llenar al otro.  Siento que él es un extraño y que entre nosotros existe una distancia. Pero, por otro lado, siento la necesidad de llenarlo.

Se trata de Kli espiritual y de la ciencia de la Cabalá, no estamos hablando de de abrazos y besos. Toda la Naturaleza actúa de este modo: carencia y llenado; y todo está dirigido por el amor.

Bajo este principio todo se une, se atrae o se separa en la Naturaleza. Sólo esta fuerza única actúa en la Naturaleza, porque el Creador es la fuerza del amor.  Por eso no existe nada excepto el amor y el odio (es decir, el amor con el signo de menos).

El amor al prójimo no es una fórmula bonita, sino que es la Ley de la Naturaleza. Llenar el deseo del otro significa sentirme a mi mimo por encima del tiempo, del movimiento y del espacio: de todos los límites de este mundo. Es decir entrar en el mundo espiritual.

Es así que alcanzo la vida eterna. Y sin todo esto vivo como un animal y me encuentro limitado a la vida de mi cuerpo material en este mundo.

(Extracto de la lección según el artículo Matan Torá (La entrega de la Torá) de Baal HaSulam, correspondiente al 03 de mayo 2010).

Material Relacionado:

El camino hacia el infinito ya está preparado

“Vendrá la madre y limpiará al hijo”

Por sobre el odio hacia el amor

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: