El mundo que está en la Luz Reflejada

laitman_2009-05-28_8266_w

El Zóhar, capítulo Vaera, punto 6: …Esto es porque cada grado comprende GAR y ZAT, lo cual es ZA, y hay alcance solamente en el ZA de cada grado, incluso en ZA de GAR, llamado, Daat.

Pero, nadie puede alcanzar en GAR de cada grado, ni siquiera en GAR del grado Asiá.

Todo lo percibimos dentro de Maljut, que se denomina “la imagen del Creador”. Lo que percibo ahora no es la imagen verdadera del mundo, sino que es lo que entra a nuestros cinco sentidos (vista, oído, gusto,  olfato, tacto) y es enviado a nuestro cerebro. Recibimos la impresión de la información que nos entregan nuestros sentidos y sentimos una realidad que aparentemente existe ante nosotros, dentro, en la parte trasera del cerebro.

Lo mismo pasa con Maljut. En el Prefacio al Libro del Zóhar, Baal HaSulam explica que a pesar de que además de Maljut existen las nueve primeras Sefirot, Maljut no percibe lo que son estas nueve Sefirot. . Maljut alcanza las nueve Sefirot una vez que las incluye dentro de sí misma sintiéndolas como algo que aparece delante de ella.

Por eso, Maljut descubre las primeras nueve Sefirot en la medida que es capaz de actuar como ellas, desde abajo hacia arriba. Cuando Maljut se asemeja a Keter, rechazando la Luz Directa desde la Luz Reflejada, Maljut alcanza que ante ella están las primeras nueve Sefirot, esto es, el inferior comienza a actuar al exterior de sí mismo, hacia afuera, y comienza a observar lo que ocurre en la Luz Reflejada.

En nuestro mundo nosotros hacemos lo mismo. Vemos lo que está delante de nosotros de acuerdo a nuestro ego, dependiendo de si eso nos beneficia, o no. Lo que no afecta nuestro ego, aquello que no puede beneficiarnos o dañarnos, sencillamente no lo detectamos.

Esto procede de las raíces espirituales: Maljut percibe las nueve primeras Sefirot sólo en la medida de la Luz Reflejada, que la Luz Directa imprime dentro de sí misma.  Esta es la imagen que aparece delante de Maljut como aquello que existe delante de ella.  Aparte de esto, para ella no existe nada, ya que no siente nada más allá de esto.

Si en Maljut hay un deseo de recibir placer en el grado Shoresh (0), no encontrará nada delante de sí misma aparte del grado Shoresh.  Si dentro de ella existe un mayor deseo de recibir placer, verá delante de sí misma una imagen más profunda de la realidad.  Todo depende del grosor de nuestro deseo (Aviut) y de la Luz que refleja.  Por eso, nunca hablamos sobre lo que concretamente existe en la realidad, porque todo esto depende de nuestro alcance.

 (Extracto de la lección nocturna sobre el libro del Zóhar, correspondiente al 28 de abril 2010).

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: