La Luz en lugar de los sufrimientos

izuchayu_knigu_100_wpEn tiempos lejanos, las personas que querían alcanzar el nivel espiritual tenían que condenar su cuerpo a limitaciones y sufrimientos para destruir su deseo egoísta y obtener una naturaleza nueva: el otorgamiento. Esto era así durante la época de los Patriarcas y los Sabios de la Mishná.

Después llegaron los tiempos del Talmud y los sabios —los cabalistas de aquellos tiempos— con su trabajo espiritual cambiaron las condiciones necesarias para reemplazar nuestra naturaleza y convertirla en espiritual, es decir, cambiarla de la recepción al otorgamiento.


Cada periodo añadió su parte corregida al sistema común de las almas. Resultó que este sistema llego a ser parcialmente corregido, de forma que otras almas, que están en él pero aún no corregidas, puedan recibir ayuda de la parte corregida.


Nosotros ya no necesitamos torturar ni limitar nuestro cuerpo, igual no lo podemos hacer ya que nuestro egoísmo es tan enorme. Los Sabios del Talmud nos hicieron nuestro camino más fácil. La parte de nuestro deseo egoísta que solíamos destruir, torturando nuestro cuerpo con una vida dura, ahora podemos corregirla con la Luz que retorna a la fuente.


Los Patriarcas y los Sabios de la Mishna se corregían a través de dos acciones: con los sufrimientos del cuerpo y con la atracción de la Luz de la Torá. Y los Sabios del Talmud han corregido el sistema de tal manera que, en lugar de los sufrimientos del cuerpo, podemos corregirnos con la misma Luz de la Torá.


Para nuestro tiempo esto es muy importante, porque quién hoy día pueda negar todos los avances de la vida moderna…


Los cabalistas del Talmud se corrigieron a sí mismos, a su incorporación en el sistema global, y su parte corregida se agrandó.


Aunque yo nazca como un pecador no corregido, me encuentro en un sistema que incluye en sí muchas partes corregidas, las cuales lo mantienen. Si quiero corregirme, ¡tengo a quien dirigirme, a quien pedirle ayuda y con quien unirme!


¡Ahora, todo depende de mí!

(Extracto de la lección según Introducción al Talmud Eser Sefirot (TES), correspondiente al 26 de mayo 2010)


Material relacionado:

La herencia de las grandes almas es nuestra

¡Las leyes del mundo superior en nuestro mundo!

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: