Leyendo el libro de la vida

laitman_2009-07-18_0920_w[1]El Creador nos diseñó con el deseo de recibir placer. El llenado que sentimos en este placer (puede ser dentro de nosotros —egoísta, o dentro de otras personas— para otorgar).  Esto es lo que se llama nuestra vida, o más correctamente “el libro de nuestra vida”,  porque todo el tiempo necesita ser renovado.

Este libro se renueva según información incluida dentro de nosotros en forma de Reshimot. Si estos se revelan por ellos mismos, de modo natural, decimos que avanzamos en la vida a su tiempo (Beito).

Pero, si nosotros mismos despertamos la fuerza que acelera la revelación de nuevos acontecimientos (Reshimo), entonces avanzamos en la vida acelerando el tiempo (Ajishena).

Si queremos progresar en este mundo o en nuestro desarrollo espiritual, apropiadamente debemos acelerar la revelación de los acontecimientos (Reshimot).

El desarrollo espiritual empieza cuando se despierta “el punto en el corazón”, el Reshimo espiritual.

Gradualmente, debido a una ayuda desde arriba, el hombre pasa del desarrollo natural de este Reshimo al modo en que empieza, por sí mismo, a acelerar el desarrollo de este Reshimo, con la ayuda de una fuerza externa, con la influencia del entorno. De este modo él pasa al camino de Ajishena, el camino de la Luz.

No revelamos un nuevo libro; ya existe e incluye en sí todo el Mundo del Infinito: un deseo que está lleno hasta el infinito con la Luz.

Pero todo depende de la velocidad con que lo “leamos”, es decir, con qué medida revelemos los Reshimo de esta realidad infinita a cual le dicen el libro.

Y yo me convierto en su autor, porque para revelarlo debo escribir este relato de la vida en mi corazón, es decir, encima de mis deseos.

El relato significa la revelación. Y para esto exijo la Luz Circundante que despierta en mí el próximo Reshimo. De esta forma, voy avanzando hacia la meta.

Por eso, todo lo veo a través de la luz que desarrolla, y no como pasos obligatorios que no dan la opción de elegir, es decir, a través de la oscuridad.

(Extracto de la preparación a la lección según el artículo del libro Shamati, correspondiente al 28 de abril 2010).

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta