Los miles de nombres del otorgamiento

laitman_2009-12-25_2594_wpDiferentes palabras denominan las cualidades de Maljut y sólo sobre ellas leemos en los libros cabalísticos.

Sin embargo, ustedes podrían replicar que las letras llegan así: 9 de ZaT de Biná, 9 de Zeir Anpin, pero Maljut sólo cuenta con las 4 últimas letras del alfabeto. Entonces, ¿por qué todas las palabras provienen de Maljut?

Porque todo lo recibimos como una impresión en Maljut. No importa de dónde provenga.

Cada nombre es el deseo de recibir placer en la acción del otorgamiento (en la recepción para otorgar). La intención de otorgar añade al deseo una forma determinada.

No denominamos el deseo o la Luz en sí, sino su conexión, la actitud entre el deseo y la Luz. Sólo esta actitud tiene un nombre.

Por ejemplo: “la planta” no es un simple deseo de recibir placer, sino el deseo en el cual existe la fuerza de la Luz que da forma a la planta. Se trata del deseo del nivel vegetal.

El Kli inicial de HaVaYaH no es aún un nombre, sino su base. Los nombres son los llenados que están dentro de este nombre, es decir, las Luces que pueden vestirse en este material según la semejanza de las cualidades.

Por eso, todas las denominaciones proceden de Maljut.

(Extracto de la lección sobre el libro Beit Shaar HaKavanot, correspondiente al 04 de mayo 2010)

Material relacionado:

De las lecciones del libro “Beit Shaar Kavanot, 05/04/2010

Las letras son deseos

El lenguaje es la unión de la Luz y el deseo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: