¿El alma común, soy yo, o soy parte del conjunto?

thumbs_Laitman_501Cada alma al corregirse a sí misma mejora el estado del alma común y con esto, ayuda a los demás a corregirse y a la vez añadir sus correcciones al alma común. Primero, cada uno debe llegar hasta la raíz de su alma, es decir, llevar su gen espiritual (Reshimo) hasta su corrección final personal (Gmar Tikun Prati). Segundo, tu estado personal corregido definitivamente es tu incorporación total en el alma común de Adam Rishon.


¿Qué es el alma común de Adam Rishon? ¿Todo esto soy yo, o yo soy parte de ella? El alma común soy yo, y todos los demás ya están corregidos. De ellos tomo sus deseos y debo llenarlos. Soy como un órgano pequeño del cuerpo, que debe proveer a todo el organismo, a todas sus partes, mi cuota de trabajo. Por eso, todo el organismo se revela en relación a mí, pero sólo en la medida en que lo llene.


Supongamos que pertenezco al sistema sanguíneo, linfático o nervioso, y por eso, revelo sólo las partes del organismo que pertenecen a este sistema. De esta manera, revelo todo el sistema de Adam ha Rishon en relación a mí. Asocio a mi todo este deseo enorme del alma común y me convierto en una madre con relación a los demás, ZAT de Bina, como una vaca “que desea dar su leche”. Porque de hecho debo llenarlos con los frutos de mi trabajo.


Por eso, cuando atraigo hacia mí todos sus deseos que no están llenados debido a que no cumplí con todo mi trabajo y dejé en cada uno de ellos un espacio vacío, comienzo entonces a sentir todo este sistema de Adam Rishon.


De hecho, esta es mi vasija espiritual, mi deseo. ¡Es como si estuviera en otras personas pero este deseo es mío! Resulta que trabajo como el Creador que desea llenar a sus criaturas. Soy como el otorgante con relación a este deseo ajeno y ellos para mí son quienes reciben. Me uno a ellos y los trato con amor, como el Creador trata a toda el alma común.


Pero, me conecto sólo con esa sección del alma, que está relacionada conmigo, o con ese sistema que debo llenar. De esta manera, logro el estado en donde me siento como el Adam ha Rishon en su totalidad, y con esto revelo al Creador. Me identifico a mi mismo con todo el sistema de Adam Rishon, con el cual puedo unirme. Y añadiendo a cada uno mi parte del trabajo, me uno con todas estas partes en forma corregida.


En realidad, todos están corregidos excepto yo. Y resulta que revelo a Adam ha Rishon como es. Y adquiero la vida de esta alma común, Maljut del Mundo del Infinito. De este modo cada persona debe realizarse a sí misma: corregir su actitud personal, su egoísmo personal; incorporar en sí misma los deseos de los demás; sentir que estos deseos son propios, llenarlos, y a través de ellos alcanzar el sistema de Adam ha Rishon, y en él revelar al Creador.


(Extracto de la cuarta parte de la lección acerca del artículo de Rabash, ¿Qué grado debe uno alcanzar? correspondiente al 02 de junio 2010)

Material Relacionado:

La medicina ya ha comenzado a trabajar

La reanimación del alma mundial

En la búsqueda del alma

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta