Cómo hacer frente a las “víboras venenosas”

thumbs_Laitman_014Resumen breve de la porción semanal de la Torá, Jukat, parte 7: Nuevamente, la nación comienza a quejarse por haber salido de Egipto. A cambio, el Creador les envía víboras que dan muerte a muchos, y entonces la nación le pide a Moisés que suplique por la supresión de esa aflicción. Moisés reza por ellos y recibe instrucciones para remediar la situación con la ayuda de una “serpiente de cobre”.

A través de todo el sendero spiritual, la persona se confunde con numerosas preguntas y no sabe qué hacer. Se encorva bajo su carga, suscitando la aparición de “víboras venenosas”, deseos de placer instilados en el fundamento mismo de la creación. Sin embargo, al crear aparentemente una “serpiente de cobre”, la persona puede ayudarse. Comienza a entender y sentir que todo lo que percibe no está realmente vivo, sino que de hecho es una “efigie”.

Si las víboras vienen del exterior, aparecen como una manifestación de la Fuerza Superior. Cuando la persona trata de crearlas por su cuenta, le queda claro que no tienen nada que ver con la Fuerza Superior, sino que más bien son producto de su imaginación, y que se presentan como un obstáculo absurdo en su sendero. Por esta razón tan pronto como Moisés moldeó una serpiente de cobre, el problema quedó resuelto y el pueblo de Israel ya no tuvo este problema.

Esta es una de las formas que la Torá emplea para explicarnos cómo defendernos y corregirnos. La “serpiente de cobre” es un método sumamente interesante para sobreponernos a nuestros “deseos malos” (nuestro egoísmo). Construimos nuestra propia oposición para permitirnos tomar consciencia que se trata tan sólo de una ilusión. Puedes notar la diferencia pues eres tú que construyes el “ídolo”. Puedes llamarlo “terapia ocupacional”, si lo deseas. Así es como una persona se deshace del problema, al evocar a una “víbora”, desde adentro. Inútil decir que se trata de acciones internas.

Un comentario: Por un lado dice, “No te forjes ídolos”, pero en esta situación, es el Creador que le ordena a Moisés forjar un ídolo.

Respuesta: Es correcto. En ocasiones necesitamos comportarnos como lo hacemos con nuestros hijos. Para terminar con sus temores, deliberadamente los obligamos a hacer algo a lo que le temen: “Vamos a acercarnos a este perro y verás que no te hace daño”.

Miras imágenes y piensas que las envía el Creador, y que una “víbora” es una manifestación de la Fuerza Superior que te controla. Pero, el Creador dice, “No, haz lo mismo y verás que eres tú que lo imagina; eres tú que representas la imagen de esta víbora. De hecho, no hay nada allí; sólo te parece que está allí.

Si fabricas un “ídolo”, verás que está vacío, que estas “víboras venenosas”, que vienen para asustarte no tienen nada excepto lo que tú mismo les atribuyes. Eres tú quien las ha creado, y no la Fuerza Superior. Constrúyelos y verás que es cierto. Una “serpiente de cobre” es un remedio que nos permite lidiar con nuestros deseos egoístas correctamente.

(Extracto de la lección vespertina del Zohar el 14 de junio 2010).

Material relacionado:

La serpiente es el ángel que ayuda
No te fabriques ídolos
Uno, Único, y sólo Uno

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: