Deja de vivir en una fantasía

thumbs_Laitman_022[1]Los libros cabalísticos nos hablan de nuestros estados futuros, los cuales tenemos que descubrir dentro de nosotros mismos atribuyéndoles los nombres de los mundos espirituales, Sefirot y Partzufim. Al peinar nuestros deseos para alcanzar esto, crearemos una demanda de corrección que provocará la reacción de la Luz. Añadirá la intención del otorgamiento a nuestro deseo y empezaremos a percibir lo que los cabalistas nos describen.

Todos estos estados futuros que deseamos alcanzar y sentir –AB, SAG, Abba ve Ima, Zivugim y Partzufim– sólo se refieren a la conexión entre nosotros, es decir, a los diferentes tipos de otorgamiento. Esta conexión se inicia en el nivel de este mundo (así es como se llama nuestra conexión actual) y, extendiéndose sobre los pasos de los mundos espirituales, alcanza la conexión llamada Infinito (conexión ilimitada entre todos).

Infinito quiere decir ausencia de límites cuando se corrigen todas las almas hasta tal punto que se unen como un todo. Aunque aún no estamos en este estado, debería ser nuestro objetivo inmediato. Debemos aspirar a ser como “un hombre con un corazón” y anticiparnos a que esto ocurra.

Es muy importante hacer la transición de la percepción externa a la interna, donde todos los mundos y todo lo que existe se encuentra dentro de una persona. No entendemos lo que significa “dentro de una persona”, por lo que nos imaginamos el espacio geométrico, pero deberíamos trabajar constantemente sobre la imagen correcta. Al principio del camino, una persona imagina su trabajo interior, la espiritualidad y al grupo de una manera muy peculiar. Sin embargo, a medida que avanza, debe asegurarse de que todas las imágenes, las formas, los enfoques, las transformaciones y la meta en sí, se alinien en un solo punto. Además de este punto, no hay ningún otro espacio. 
 Así, comienzas a imaginar todo sólo en el punto de tu percepción, y de ese modo vuelves al punto de la creación, “Yesh Mi Ain” (existencia desde la ausencia). Esto no es una fantasía. De hecho, ahora estamos viviendo constantemente en una fantasía ya que todo el mundo existe en su propio mundo imaginario. 
 (Extracto de la Discusión sobre un Nuevo Internet del 4 de junio de 2010)

Material Relacionado:

La unidad no puede ser rota

Arriba por los peldaños de la corrección

La intención que da fuerza

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta