El Acuerdo de Oro

thumbs_Laitman_118[1]Prefacio al Comentario Sulam, Tres Salen de Uno, Uno existe en Tres, Punto 52: Por lo tanto, ha sido explicado que el segundo discernimiento en la elevación de MAN de Zeir Anpin a YESHSUT es la unión de las dos líneas de YESHSUT, derecha e izquierda. Sólo pueden brillar a través del Masaj de Hirik en Zeir Anpin (Punto 39), que completa la línea media en ellos y determina las dos líneas de Biná…
Hay dos líneas en Biná: la línea derecha, que es Jasadim (Misericordia) y la línea izquierda, que es Jojmá (Sabiduría). No son capaces de unirse. De hecho, cada una está preparada para ocupar por completo el deseo por sí misma en un 100%. Permanecen en oposición una contra la otra. 
 Sin embargo, ¡no pueden emanar la una sin la otra! Ambas vienen de Arriba, pero la línea de la derecha podría decir: “¿Cómo es posible sin otorgamiento? ¿No es el otorgamiento el propósito de la creación?” Y la línea de izquierda, sostendría: “¡Yo soy el fundamento de la creación! ¡Yo soy la Luz de Jojmá que debe ser revelada en él! ¿Cómo puede estar sin mí? Y discuten entre sí, sin posibilidad de acuerdo o de reconciliación. Sin embargo, en su acuerdo está la solución: la recepción por el bien de otorgamiento. 
 Para facilitar el acuerdo, es necesario un tercer factor. Éste permite a cada una de las líneas hacer un movimiento desde su postura, firmemente sostenida, y entender a la otra. La solución está en el medio. ¡La solución no es un acuerdo! Más bien, es una oportunidad única y extraordinaria para entenderse entre sí, para vestir la una en la otra, y para llegar al acuerdo de oro. Antes de la línea media, todo lo que existía eran las cualidades del Creador. La creación comienza con la línea media, que permite la unión de otorgamiento y recepción. Esta es la forma en que la criatura puede participar plenamente en otorgamiento y puede llegar a ser semejante al Creador. Es como un niño que une a sus padres (las dos líneas opuestas del Creador), y los convierte en una familia. 
 (Extraído de la segunda parte de la lección diaria Cábala, “Prefacio al Comentario Sulam”, del 8 de junio de 2010.)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta