El Gran Escultor de la creación

thumbs_Laitman_090[1]El Zohar, capítulo Vaigash , (Iehudá se le acercó). 129)  Cuando los firmamentos y los animales, es decir, la Nukva, son corregidos para que todo sea una Merkava para este hombre, ZA, está escrito, “Y Iosef preparó su Merkava (carroza/estructura) y subió a encontrarse con Israel, su padre, en Goshen”. Éste es un Tzadik (justo), Yesod de ZA, llamado “José, el justo”, que ató y unió su Merkava, la Nukva, con los firmamentos y los animales.

Aquí El Zohar habla sobre el deseo creado por el Creador, que comienza a parecerse a Él, a Sus acciones. El Creador es la fuente que muestra el deseo de disfrutar (que Él creó), Sus acciones sobre dicho deseo. El Creador influye en el deseo de disfrutar de diferentes formas y, al percibir dichas formas, el deseo comienza a desarrollarse a partir de ellas.

El deseo percibe las acciones del Creador en seis direcciones diferentes (cuatro direcciones del mundo, arriba y abajo) y a través de diferentes colores, sabores, olores, temperaturas, etc. En esencia, la Luz que emana del Creador afecta al deseo de disfrutar, impresionándolo.

De acuerdo con las sensaciones vividas, el deseo atribuye nombres diferentes a estas impresiones y las define mediante diversas formas. Estos fenómenos no existen fuera del deseo de disfrutar ya que somos incapaces de percibir nada, aparte de nuestro deseo. Por ejemplo, podemos decir que existe una simple Luz Circundante; sin embargo, sólo podemos hablar acerca de ciertos fenómenos cuando ya están en el deseo, cuando éste ya los siente, de una manera u otra.

El Zohar explica la estructura de los sistemas, es decir, aclara cómo el deseo de disfrutar es imprimido por la Luz y cómo se determina su estructura. Cada vez que el deseo recibe una impresión de la Luz, adquiere una forma específica; así es como Ésta deja diferentes huellas en él. El deseo de gozar es como una escultura viviente, lo cual puede adoptar miles de sistemas y de formas internas y externas.

Por eso, la “criatura” es un sistema muy complejo, el cual se origina a partir de la influencia de la Luz sobre él. La influencia directa del Creador sobre la criatura significa que ésta pasa a través de todas Sus acciones y adquiere diferentes formas, de acuerdo con el sistema “de arriba hacia abajo”, es decir, directamente del Creador.

Existe también una acción opuesta, cuando la criatura dice: “¡Alto! De aquí en adelante voy a dirigir el sistema por mi cuenta. Quiero ser similar a Tí. Es suficiente. He recibido ya todas las impresiones y Reshimot, y ahora quiero trabajar de forma independiente. Quiero gestionar el sistema que Tú imprimiste en mí, de la forma en la que Tú lo haces. Quiero llegar a ser igual de otorgante que Tú. ¡Quiero otorgarte a Ti!”  Esto se llama “trabajo de abajo hacia arriba”.

(Extraído de la Lección vespertina de El Zohar del 9 de junio 2010)

Material Relacionado:

¡Dejen que la luz alumbre!

Abriendo el camino hacia la luz

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: