El Infinito representa la unificación sin límites

thumbs_Laitman_724[1]Con el fin de percibir la realidad correctamente tenemos que reunir todas las formas que se nos han revelado. Sólo existe el mundo interior de la persona. ¡El Infinito no habla de distancias, sino de la unificación sin límites! En un determinado momento, surge un obstáculo, en este mundo del Infinito, con el objetivo de hacerme ver cuán cerca o lejos estoy de él. Es decir, dentro de este infinito, se revela un deseo egoísta, el cual crea una distancia entre las diferentes partes.

Esta distancia entre los deseos, entre el ego, es imaginaria. Y como resultado de ello, el mundo comienza a propagarse desde el infinito hacia abajo, lo que significa que surge una sensación de distancia, entre las diferentes partes, en ese mismo lugar. Esto se llama “el descenso de los mundos” o” la intensificación de la ocultación entre nosotros”.

Después de todo, esta distancia no es física, sino sensorial. Tenemos que pasar a una percepción más interna. Debo darme cuenta de que puedo estar, físicamente, cerca o lejos de ciertas personas, al mismo tiempo que siento que ellas están  cerca o lejos de mí; ambos factores son completamente independientes. En espiritualidad, no existen las distancias, al contrario de lo que ocurre en este mundo imaginario en el que vivimos; sólo existen los sentimientos. Medimos la percepción sensorial en Sefirot, Partzufim, y los mundos de acuerdo a la equivalencia de las propiedades entre los objetos espirituales o deseos.

Por un lado, existen diferencias entre los deseos, ya que cada uno de ellos es diferente. Pero, por otro lado, son similares entre sí, ya que se esfuerzan en estar juntos, independientemente de sus invariables diferencias naturales. Solamente esta “distancia”  es la que se mide en la espiritualidad, y es sólo esta “cercanía” en la intención, la que aspiramos  lograr.

A pesar de las diferencias entre nuestros deseos iniciales, que están distanciados infinitamente unos de otros, vamos a lograr, a través de la pantalla y de la luz reflejada (otorgamiento mutuo), una aspiración común por acortar dicha distancia. Vamos a llegar a la unificación sensorial, que será infinita, es decir, carecerá de límites. En nuestros deseos nos sentiremos infinitos, en cuanto a la distancia física, mientras que en nuestra aspiración sensorial de estar juntos, pasaremos por encima de este límite y sentiremos nuestra unificación infinita, ilimitada,  en la cual todos existimos en un punto.

 Estas dos formas de medida deben convivir juntas y dar intensidad a nuestra unificación y adhesión. Una de ellas es la distancia infinita que separa nuestros deseos, que son opuestos entre sí, mientras que la otra es la infinita unificación, sin límites, de todo el mundo en un punto, en una voluntad y aspiración común.

(Extracto de la charla sobre un Nuevo Internet el 4 de junio 2010)

Material Relacionado:

El camino hacia el infinito ya esta preparado

Hacia el infinito por los escalones del amor

La luz infinita o la oscuridad infinita?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: