Libre de las garras del engaño

thumbs_Laitman_140Una pregunta que recibí: ¿Qué tipo de juego es éste? ¿Consiste en percibir a cada amigo como el más grande?

Mi respuesta: No es un juego; se está rompiendo a través de la ocultación. Mi egoísmo me oculta a los demás y los demás de mí: no me permite ver todo el mundo del Infinito. Ahora mismo estoy en el mundo del Infinito, pero lo que veo es un cuadro bastante sombrío. Mi egoísmo me reproduce la imagen de gente fea, estúpida,  perezosa y mentirosa. Pero en realidad, es todo falso; esta imagen reside dentro de mí, en mi egoísmo. Si mis propios hijos, a quienes quiero mucho, estuvieran frente a mí en este mismo instante, ¿cómo iba yo a verlos? Su aspecto sería perfecto para mí, porque “el amor redime todos los pecados.”  los amaría, con todos sus defectos.

Sólo mi ego tiene la culpa; no veo nada, más allá de él. En la parte posterior de mi cerebro, tengo una pantalla. Me parece ver el mundo a través de mis ojos, pero éste entra a través del prisma de mi egoísmo y se proyecta sobre la pantalla de mi cerebro. Todo depende de mi actitud, y de cómo me adapto para verlo. Por lo tanto, me tengo que adaptar al grupo de tal manera que les vea a todos como las personas más grandes de esta generación, completamente corregidos.


¿Es un juego? No, es simplemente anular el engaño del yo. Se trata de un acto racional. Más allá de mí, está el mundo del Infinito, y yo ya resido en él, ahora mismo. Si usted retira todas las cáscaras (Klipot), que distorsionan el mundo del Infinito a este estado mediocre, percibirá el Infinito.

En primer lugar, intente fingir. Vamos a hacer un esfuerzo. Trate de vernos como totalmente corregidos, grandes y unidos. A través de esta acción, dibujaremos una Luz circundante muy fuerte que corregirá nuestra naturaleza. En vez del egoísmo, lograremos el otorgamiento. Éste es un principio muy simple, y absolutamente real, no hay misticismo aquí. Estamos tratando, a través de nuestro propio esfuerzo, de vernos en el estado corregido, y en ese punto, vamos a recibir una fuerza interior, que figura en este sistema corregido. Nuestro deseo lo empuja a actuar. Estas son las acciones concretas hacia la corrección.

(Extraído de la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá 10/6/10, La importancia de la Asociación)

Material relacionado:

Desde el punto en el corazón hasta maljut del infinito

El hombre no puede andar solo

Una unión eterna

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: