Podemos aprender de nuestros errores

Laitman_907Introducción al estudio de las Diez Sefirot, Punto 58: Con esto entendemos las palabras de nuestros sabios que, “Quien se arrepiente por temor, logra que sus pecados se vuelvan errores”… los pecados que uno comete resultan al recibir la providencia de la doble ocultación, a saber, ocultación dentro de ocultación… Sin embargo, en la ocultación singular, que significa que cree en la providencia de castigo y recompensa, sólo que debido a la acumulación de sufrimientos a veces llega a pensamientos de transgresión,

¿Por qué la persona comete un error? Es porque no se da cuenta que se encuentra en falta. Sin embargo, ni siquiera se supone que debe percatarse, ¿o, sí? Nuestro trabajo entero consiste en adquirir una nueva visión a través de la fe por encima de la razón. Por lo tanto, al comienzo, no percibimos la espiritualidad, con el propósito de que más adelante podamos verla a la luz del otorgamiento. No se puede ver la espiritualidad a la luz del egoísmo.

Nadie ocultó la espiritualidad o construyó una cerca para esconderla. Somos nosotros que la ocultamos con nuestros deseos egoístas. Es por esta razón que comenzamos a percibir la espiritualidad únicamente al elevarnos por encima de nuestro egoísmo. Es similar a cuando me encuentro frente a una pared, una barrera; al subir por encima, puedo echar una mirada a lo que se encuentra más allá.

Así es como nosotros nos imaginamos lo que es la fe por encima de la razón. Mientras me encuentro “dentro de la razón” por debajo de la barrera, no puedo ver el mundo espiritual. Mis órganos de percepción son distintos; entretanto tengo que comenzar a percibir la realidad en los deseos de otorgamiento. Cuando la Luz Reflejada me ilumina, se revela en mí la realidad espiritual que puedo ver en esta Luz.

Es por este motivo que naturalmente cometía errores y crímenes cuando no percibía la espiritualidad. ¿Cómo sería posible que no me equivocara? ¿Sin embargo, por qué no se les denomina “transgresiones”? Es porque gracias a la revelación y a la corrección de mis errores, me he corregido yo mismo y de esta forma, he conseguido el grado de “arrepentimiento por temor”, esto es, que he construido la pantalla de otorgar para otorgar.

He aprendido de mis errores, pues es imposible corregir lo que sea hasta no revelar todo el mal del deseo egoísta. A esto se le denomina, identificar el error. Al corregir una cierta medida del error que me ha sido revelado, realizo un mandamiento.

Por lo tanto, al completar nuestro arrepentimiento, corregimos todos nuestros errores. Es justamente gracias a ellos que alcanzamos el otorgamiento. Todos estos errores fueron el resultado del ocultamiento.

(Extracto de la tercera parte de la lección diaria de Cabalá del 13 de junio 2010, Introducción al estudio de las diez Sefirot).

Material relacionado:

La reanimación del alma mundial
¿Qué es la verdad?
Nuestros cuerpos no tienen conexión alguna con fuerzas espirituales

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta