Un nuevo deseo viene junto con una nueva Luz

thumbs_Laitman_503_01[1]Introducción al estudio de los diez Sefirot, artículo 40: Por lo tanto, ¿cómo dices, “me he afanado y he encontrado? Y si existe un esfuerzo, debería decir, “me afané y he comprado” o “me he afanado y he adquirido”… ¿Si existe un esfuerzo, entonces no debería nuestro trabajo obtener un pago o recompensa, es decir, un resultado anticipado?

En contraste, tenemos aquí una brecha, mediante la cual los esfuerzos prolongados y conscientes se ven coronados con un hallazgo inesperado, un resultado
completamente diferente de lo que imaginamos que sería la recompensa. Es algo nuevo e inesperado. Pero, de cualquier forma,  aunque lo recibimos como un resultado no anticipado, ¡no nos decepciona!

Yo me afané con el fin de llegar a un cierto objetivo, pensando recibir una recompensa egoísta que yo imaginaba. Al ejercer el esfuerzo, actué de acuerdo a mi mente y mi sentir. Sin embargo, ¡me transformé en el proceso! Adquirí un nuevo deseo hacia el otorgamiento, el cual ni siquiera podía imaginar antes.
El deseo ha cambiado, así como la satisfacción anticipada. Yo me imaginé la recepción como una recompensa, pero resultó que cuando el Creador es revelado dentro de mí, la recompensa está en el otorgamiento. A todo esto se le llama un “hallazgo”: un nuevo deseo y una nueva Luz.

(Extracto de la tercera parte de la lección diaria de Cabalá del 8 de junio de 2010, Introducción al estudio de los diez Sefirot)

Material Relacionado:

La pared o la puerta al nuevo mundo

El sendero directo para alcanzar el otorgamiento el amor y el mundo espiritual

Arriba por los peldaños de la corrección

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta