Una plegaria que será escuchada

thumbs_Laitman_029[1]El Superior está en un constante estado de perfección, no necesita nada excepto otorgamiento. No es algo que sienta o cambie de humor. Más bien es un sistema, una ley inamovible que ha sido establecida. En la medida que te alinees con esta ley, te influye positivamente.
Pero si no la acatas, si no eres similar a ella, actúa sobre ti negativamente. Nuestros estados iniciales y finales en la creación están predeterminados, y tienen que llegar a ser completamente realizados sin importar si tu cooperas o te resistes, lo entiendes o no.
El inferior (tú) tiene solo una buena oportunidad: participar en este proceso conscientemente y pasar el deseo de esto al Superior. Este deseo es a lo que debemos llegar; no necesitamos nada excepto el deseo. Debemos además saber como “elevar” este deseo para pasarlo al Superior. El Superior está en estado de perfección; está siempre dispuesto a dar al inferior todo lo requerido.

El inferior es una colección de almas, mientras el Superior es uno: una Luz, un Pensamiento de Creación, o una Fuerza. Si el inferior desea parecerse al Superior (es decir está dispuesto a unirse y ser como uno solo), es capaz de elevar su deseo al Superior. El superior no escucha otra petición más que esta. Esto es lo que se llama la plegaria, MAN, es decir, un deseo de llegar a ser un todo único.

(Extracto de la segunda parte de la lección diaria de Cabalá del 23 de junio 2010 sobre el Prefacio al comentario de la escalera.)

Material Relacionado:

Man la plegaria que lo contiene todo

Cuando nuestras plegarias serán dignas de recibir respuesta

La plegaria de muchos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta