¡No dejes de pedir!

Pregunta: Si siento que mis plegarias son egoístas, ¿entonces debo dejar de hacerlas?

Respuesta: Lo peor que puedes hacer es dejar de pedir. Significa que estás retornando al estado animado, ya que un animal no puede rezar. Estamos hablando de una plegaria real, tu corrección, no lágrimas o palabras de un libro.

Una plegaria es una petición para alcanzar el otorgamiento puro desinteresado. ¿Pero, cómo puedes pedir por el otorgamiento altruista si éste es aún más egoísta? Surge claramente que puedes orar sólo si no es sólo para ti mismo. Tan pronto como comiences a pedir para ti mismo, ya no es  espiritual,  porque estás pidiendo al Creador satisfacer tu egoísmo.

Una plegaria al Creador es sólo en relación a la fuerza de otorgamiento. Es así como las plegarias comienzan. Luego, debes determinar por qué la necesitas, y para qué la necesitas. Debo averiguar si quiero dar para recibir aún más para mi egoísmo.

Los 125 grados que una persona sube, son discernimientos de niveles de plegaria. Recibo la Luz de AB-SAG, que necesito a fin de evaluar los detalles de mi deseo. En cada estado espiritual, en cada nuevo grado, discierno más. Entonces, empiezo a entender porqué todo es necesario, este mundo, amigos y enemigos, tontos y sabios, esclavos y héroes, y aquellos impulsados por la lujuria y el poder. Necesito examinar mis relaciones con todos ellos y aspirar al Creador.

¿Cómo sé si mi plegaria, súplica,  es desinteresada  y no contiene algún interés personal o beneficio propio? Lo sé sólo cuando pido por otros. Esto me ayuda a evaluar mi plegaria. Como resultado, estoy en condiciones de comprender por qué el Creador me hizo a mí  y al mundo entero de la manera como somos. Toda la realidad fue creada y preparada para un propósito: para que aprendamos a pedir al Creador correctamente y a recibir lo que pedimos: la Naturaleza del Creador, la verdadera cualidad de otorgamiento para reemplazar a nuestro egoísmo.

(De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 28 de julio 2010, sobre los artículos de Rabash, Shlavei HaSulam)

Material Relacionado:

Una plegaria por la sociedad

El corazón que habla

El mundo se construye con nuestras plegarias

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: