¿Por qué esta rueda sigue rodando?

Baal HaSulam, Introducción al Libro, Panim Meirot uMasbirot , punto 20: Por el pecado con el Árbol del Conocimiento, las fuerzas impuras recibieron el control sobre el hombre. Por ello, el orden del universo es muy confuso. Los pecadores engendran el mal, disminuyendo la abundancia de la Luz para el pueblo. Naturalmente, esto conduce a la destrucción y el sufrimiento. Pero si aumentan la abundancia, entonces la separación de los receptores aumenta aún más, como los sabios dijeron: “Si una persona tiene cien monedas, quiere doscientas, y si tiene doscientas, entonces quiere cuatrocientas”.

Es la naturaleza del hombre perseguir siempre el placer, pero al hacerlo sólo aumenta su deseo de recibir. Toda la vida es una búsqueda sin fin de placeres que nunca se pueden alcanzar. Y los pequeños bocados de realización que recibimos se nos dan para que sigamos persiguiendo y aumentando nuestro deseo. 
 A nosotros nos parece que perseguimos el placer, ¡pero perseguimos cada vez deseos mayores! Apenas tocamos nuestro objeto de deseo, ¡y un instante después sentimos que necesitamos el doble! Cuando experimentamos placer durante un instante, aumentamos nuestro deseo al doble y, por lo tanto, el propio placer se transforma en deseo. Esto sigue así hasta que nos volvemos más y más desilusionados.

(De la 4ª parte de la lección diaria de Cábala, Introducción al Libro Panim Meirot uMasbirot, del 19 de julio de 2010.)

Material Relacionado:

Expandan su capacidad de sentir placer infinitamente

Video: satisfacción e insatisfacción

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta